Defensa de la Competencia abre expediente sancionador a los operadores de móviles tras la denuncia de FACUA por pactar los precios de los mensajes cortos

Las tres compañías tienen tarifas idénticas en casi todas las modalidades de envío de SMS y mensajes multimedia, que les generan márgenes de beneficios desproporcionados. El negocio les supuso ingresos por 952,24 millones de euros en 2002, el 12,8% de su facturación total y más del triple que en 2000.

Tras la denuncia presentada por la Federación de Consumidores en Acción (FACUA) el pasado febrero, el Servicio de Defensa de la Competencia del Ministerio de Economía ha incoado expediente sancionador a Movistar, Vodafone y Amena tras apreciar la existencia de indicios que apuntan a un pacto entre las tres compañías para la fijación de las tarifas de sus servicios de mensajes cortos (SMS, en sus siglas en inglés) y multimedia (MMS). Los operadores tienen quince días desde su notificación para recurrir el expediente.

FACUA denunció que las tres compañías tienen tarifas idénticas en casi todas las modalidades de envío de mensajes, que les generan márgenes de beneficios desproporcionados. La Federación argumentaba en su denuncia que las sospechas sobre la posible existencia de un pacto ilegal de precios aumentan por el hecho de que éstos elevados márgenes difieren notablemente entre las compañías sobre las que el Gobierno dispone de datos, lo que debería traducirse en una importante competencia en sus tarifas.

Enviar un SMS a otro usuario cuesta 0,15 euros más IVA si el destinatario es un operador nacional y 0,60 euros (siempre más IVA) si es extranjero. Las tarifas son las mismas en las tres compañías de móviles.

Pero no sólo hay tarifas calcadas en los SMS. Enviar un mensaje multimedia con imágenes, sonido y texto cuesta 0,60 euros si no ocupan más de 30 kilobytes (Amena no detalla espacio máximo).

Los dos principales operadores también disponen de bonos para el envío de SMS. Una vez más, las tarifas se parecen demasiado: el bono de 100 mensajes al mes cuesta 10 euros tanto con Movistar como con Vodafone.

Las tres compañías tienen tarifas especiales para el envío de SMS a uno o varios números elegidos por el cliente. Y también ahí existen ciertas similitudes. El precio de los SMS es de 0,09 euros si el destinatario es el número duado por los clientes de Amena con tarjeta Dúo y los Vodafone con tarjeta o contrato a2. Esa misma tarifa es la que aplica Movistar a los clientes con contrato o tarjeta para el envío de mensajes cortos a un máximo de cinco móviles (servicio Números frecuentes) de la misma compañía.

El 12,8% de los ingresos de las compañías de telefonía móvil provino en 2002 del negocio de los mensajes. De los 302,78 millones de euros que generó en 2000, tres años después supuso más del triple, nada menos que 952,24 millones de euros, según datos del informe anual de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

FACUA advierte que los márgenes de beneficios de las compañías son más que excesivos. Según datos de 2001 hechos públicos la CMT, cuando un usuario de Movistar recibe un mensaje, la empresa del Grupo Telefónica le cobra al operador móvil desde el que se realiza el envío una cantidad con un margen del 121% sobre los costes que le genera el uso de su red, las denominadas tarifas de interconexión. En el caso de Vodafone, en el mismo periodo los márgenes fueron más del doble que los de Movistar, el 275%. Sobre Amena aún no se han hecho públicos datos.

Teléfonica Móviles ingresó 72,816 millones de euros en 2001 por la interconexión en los SMS persona a persona, pese a que sólo le supuso costes, según la CMT, por valor de 32,9 millones. Es decir, tuvo un margen de beneficio de 39,8 millones de euros, un 121% por encima de los costes.

Vodafone ingresó entre el 1 de abril de 2001 y el 31 de marzo de 2002 50,4 millones de euros por la interconexión, mientras que sus costes fueron de 12,826451 millones. El margen de beneficios, 37,017 millones de euros, el 293%.

Ya somos 198.108