Multa de 158 millones de dólares a las telefónicas Verizon y Sprint en EE UU por cobros no autorizados

La Comisión Federal de Comunicaciones penaliza a las compañías por cargar a sus clientes suscripciones a servicios de mensajes 'premium' sin que fueran solicitados.

La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de EE UU ha impuesto una multa de 158 millones de euros a las los mayores compañías de telefonía del país Verizon Wireless (90 millones de dólares) y Sprint Corporation (68 millones) por cobrar a sus clientes suscripciones a servicios de mensajes premium sin que estos servicios fueran solicitados.

La FCC, agencia independiente que se encarga de regular las telecomunicaciones interestatales e internacionales de televisión, radio, teléfonos, redes inalámbricas, satélite y cable, ha indicado en un comunicado que con esta práctica, Verizon se quedaba con el 30% o más de lo que se cobraba a los usuarios, mientras que Sprint recibía aproximadamente el 35% de los beneficios por un servicio prestado por una empresa ajena a ellos.

A través de estas suscripciones no solicitadas, los clientes pagaban entre 0,99 y 14 dólares, con una media rondando los 9,9 dólares al mes, indica la FCC.

Las dos empresas se negaron en un principio a devolver las cantidades cobradas irregularmente a los usuarios. Sin embargo, no pudieron demostrar a la FCC el consentimiento de los afectados para contratar dichos servicios premium, lo que ha llevado a la agencia a resolver con la multa de 158 millones de dólares.

De los 90 millones de dólares que tiene que pagar Verizon, 70 millones serán para indemnizar a los clientes por los cobros irregulares realizados, mientras que 16 millones serán para las agencias estatales que han logrado el acuerdo (FCC, Agencia de Protección Financiera del Consumidor y Comisión Federal de Comercio) y seis millones serán para el Tesoro.

Por su parte, los 68 millones de dólares que tendrá que pagar Sprint, 50 millones serán para compensar a los clientes, 12 millones para las agencias estatales y seis millones para el Tesoro.

Por otro lado, las dos compañías se han comprometido a reformar sus procesos de funcionamiento para obtener el consentimiento de los clientes antes de cobrarles por la contratación de servicios de mensajes premium, identificar claramente en las facturas las empresas que ofrecen este tipo de servicio y ofrecer la posibilidad de que los clientes puedan bloquearlo.

Ya somos 190.623