FACUA Sevilla recurre la última modificación irregular de la zona azul presentada por el Ayuntamiento

La asociación recuerda que el proceso seguido para su aprobación, a través de un informe técnico y no de una Ordenanza, no se ajusta a la legalidad. Además, las nuevas zonas no responden a un criterio objetivo ni contemplan las necesidades de los residentes y usuarios habituales.

FACUA Sevilla recurre la última modificación irregular de la zona azul presentada por el Ayuntamiento

FACUA Sevilla ha presentado un recurso potestativo de reposición contra la resolución 301 de 8 de abril publicada en el Boletín Oficial de la Provincia 90 de 21 de abril de 2015 que modifica el sistema de estacionamiento regulado en superficie existente en la ciudad. La nueva resolución sustituye las anteriores, de 2014, recurridas por FACUA Sevilla ante los tribunales.

En dicho recurso, la asociación recuerda que la última modificación de la zona azul llevada a cabo por el Ayuntamiento para las zonas de Bami y Nervión no se ajusta a la legalidad, dado que es a través de una Ordenanza (aprobada por el Pleno y tras el reglado trámite de información pública) y no una resolución el medio por el que debe determinarse una decisión de este tipo. Y esto porque la determinación del lugar concreto en el que aparcar va a generar el pago de una tasa supone la determinación del hecho imponible que va a ser gravado por la Administración.

Además, FACUA Sevilla expone en su recurso la arbitrariedad con la que el Ayuntamiento ha decidido qué zonas son MAR (de alta rotación), establecidas en la resolución en las vías públicas en las que se ubican edificios de cualquier administración pública, de oficina o comercio que genera una gran demanda de estacionamiento para la realización de gestiones o encargos. La norma no delimita en ningún momento un criterio objetivo para definir "gran demanda" o que dicha demanda sea para "la realización de gestiones o encargos", lo que genera una fuerte inseguridad jurídica.

Por otro lado, FACUA Sevilla critica los requisitos exigidos a los usuarios de las vías afectadas para obtener distintivos que relajen el coste del servicio regulado. La asociación considera que limitar estos a las personas empadronadas en las propias vías penaliza a muchos usuarios que diariamente se ven en la necesidad de utilizar esas zonas para aparcar, como vecinos de un radio cercano, estudiantes que viven de alquiler en las zonas o trabajadores que acuden a empresas en las calles afectadas.

Los criterios del Ayuntamiento presentan una especial discriminación respecto a las personas con movilidad reducida que no estén empadronados en Sevilla. La asociación entiende que cualquier persona en esta situación titular de una tarjeta de aparcamiento de la Consejería competente en Andalucía o su equivalente para el resto de ciudadanos europeos debería verse exenta de pagar la tasa.

Sin participación ciudadana ni alternativas de transporte público

FACUA Sevilla entiende que una medida que afecta a tan elevado número de usuarios debería haber contado con una participación real y efectiva del conjunto de la ciudadanía en su tramitación. Sin embargo, la resolución se ha impuesto en contra del posicionamiento de la mayor parte de la sociedad civil organizada de la ciudad, de los legítimos representantes de los consumidores y usuarios, vecinos, trabajadores, pymes y estudiantes.

La asociación califica de simulacro de participación el proceso abierto en su momento por el Ayuntamiento, un periodo de alegaciones no a una propuesta de resolución o una resolución administrativa, sino a un informe técnico, que en todo caso debería haber sido parte de una memoria técnica de una propuesta normativa.

Bajo una estrategia de clara falta de transparencia el Consistorio ha querido cubrir un trámite preceptivo para volver a publicar una resolución que, una vez más, pretende evitar el Pleno del Ayuntamiento, quebrantando de nuevo el procedimiento establecido legalmente.

Asimismo, la asociación critica que el Consistorio haya aprobado la medida sin previamente proponer alternativas de movilidad a través del transporte público. Esto hace que la nueva resolución grava de forma clara a una gran cantidad de ciudadanos que necesitan el vehículo privado como acceso a su actividad principal, a quienes no se les ofrece otra opción.

FACUA Sevilla entiende que la instauración de la zona azul en determinadas zonas de uso de estudiantes, sanitarias y residenciales obedece únicamente a un afán recaudatorio de la Administración. La asociación considera que desde el Ayuntamiento no se ha motivado de forma suficiente la necesidad y conveniencia de utilizar la herramienta de la rotación de aparcamientos en lugares en los que estos están ligados a estancias largas de los ciudadanos.

Ya somos 190.587