Francia obligará a los supermercados a donar sus alimentos sobrantes

La recientemente aprobada Ley de Transición Energética pretende acabar con el despilfarro de productos para reducir el consumo de energía. En España, FACUA promueve una campaña para que las autoridades tomen medidas similares.

A partir del 1 de Julio del 2016 los supermercados de más de 400 metros cuadrados en Francia tendrán que dedicar sus productos perecederos sobrantes a la alimentación animal o para el uso de abonos agrícolas. Esto será posible gracias a la aprobación reciente, por unanimidad, de una enmienda a la Ley de Transición Energética por la Asamblea Nacional, informa El País. Con ello, el Gobierno francés pretende disminuir el porcentaje de desperdicios alimenticios.

La finalidad de esta medida es reducir el malgasto y que los ciudadanos realicen un consumo más responsable. También se pretende concienciar a los más jóvenes desde la escuela para que no hagan grandes despilfarros.

De manera global, esta ley pretende reducir a la mitad el consumo de energía para 2050. Además de disminuir el despilfarro de alimentos, la ley pretende promover las energías renovables, el transporte eléctrico y renovar la edificación, así como limitar el uso de energía nuclear.

Campaña de FACUA en España

Mientras en Francia se legisla en contra del despilfarro de alimentos, en España FACUA-Consumidores en Acción tiene en marcha una campaña para que las autoridades españolas tomen medidas similares. Bajo el lema Lucha contra los supermercados que desperdician alimentos, FACUA reclama que se obligue al sector de los grandes supermercados  a donar los productos aptos para el consumo que no son vendidos.

En el marco de esta campaña, la asociación ha realizado una encuesta para averiguar el destino final de los productos que no se venden. Sólo nueve de las 28 cadenas consultadas aclaran la finalidad que tienen los alimentos que no son vendidos. (Pincha aquí para leer el informe completo).

La asociación reclama al Gobierno y las comunidades autónomas que impulsen medidas legislativas para obligar al sector a donar alimentos aptos para consumir y que no pueden vender por motivos como defectos estéticos, la cercanía de su fecha de caducidad o que haya pasado la de consumo preferente

FACUA entiende que esta medida debería ser tomada como parte de la responsabilidad social de la empresa, ya que esos excedentes podrían ser utilizados como alimento para muchas familias que, dado el panorama económico actual en España, pasan hambre.

Esta responsabilidad conlleva facilitar los instrumentos y herramientas para que toda esa comida pueda ser redistribuida a través de los distintos bancos de alimentos, comedores sociales, albergues de barrio, parroquias, asociaciones vecinales y demás organizaciones solidarias.

Ya somos 190.611