FACUA reclama una norma para evitar el desperdicio de alimentos por los supermercados

La asociación pide que se tome como modelo la reciente ley aprobada en Francia, que obliga a los grandes del sector a ceder los productos excedentes. En una encuesta realizada por FACUA, 18 cadenas no han facilitado información sobre lo que hacen con ellos.

FACUA reclama una norma para evitar el desperdicio de alimentos por los supermercados

FACUA-Consumidores en Acción reclama al Gobierno o a las comunidades autónomas que adopten medidas legales para evitar el desperdicio de alimentos en los supermercados. La asociación pide que la norma prohíba a los supermercados e hipermercados tirar a la basura o destruir alimentos aptos para el consumo de manera que éstos sean donados a comedores sociales, bancos de alimentos y ONG que ayudan a familias necesitadas. Se trata de medidas que irían más allá de la reciente Ley de Transición Energética aprobada en Francia, cuyo principal objetivo es la protección medioambiental. Esta ley obliga a los supermercados de más de 400 metros cuadrados a ceder los alimentos excedentes a organizaciones dedicadas a la alimentación animal o a la fabricación de abonos agrícolas y, de esta manera, disminuir la cantidad de desperdicios.

En una encuesta realizada por FACUA, dieciocho de las veintiocho cadenas consultadas no han querido informar sobre sus políticas de donación de productos aptos para el consumo. Se trata de Alcampo, Aldi, Carrefour, Cash Lepe, Euromadi, Froiz, Grupo IFA, Grupo Miquel, Grupo Moldes, Hermanos Ayala, Makro, MásyMás, Musgrave, Sabeco, Spar, Supermercados Más, Supersol y Unide.

Solo Caprabo, Consum Cooperativa, Covirán, Dia, E.Leclerc, Eroski, Grupo El Corte Inglés, Lidl, Mercadona y Grupo Condis han aportado esa información a la asociación.

FACUA desarrolla una campaña desde finales del 2014 bajo el lema Lucha contra los supermercados que desperdician alimentos, en la que pide a los establecimientos que destinen esos excedentes a entidades solidarias.

La asociación considera que esa información resulta relevante socialmente y que no puede ni debería ser ocultada a los consumidores que cada día acuden a sus supermercados a llenar la cesta de la compra y pasar por caja.

A este respecto, la asociación muestra su preocupación por la falta de transparencia que en muchos casos estas empresas muestran sobre cómo actúan con los productos que, pudiendo ser donados y aprovechados, por falta de voluntad o de inversión prefieren mandarlos directamente a las plantas trituradoras y de tratamiento de residuos.

FACUA reclama a supermercados y cadenas de distribución el máximo compromiso, implicación y esfuerzo por alcanzar acuerdos de colaboración con entidades solidarias que sean capaces de garantizar un reparto eficaz y justo de sus excedentes entre los ciudadanos que lo necesiten, facilitando su conservación en buen estado y apoyo logístico en su suministro y transporte.

FACUA recuerda que cada día se destruyen en España 21.000 toneladas de comida, de las que unas 1.000 son responsabilidad del sector de la distribución comercial. La asociación reclama a las administraciones que obliguen al sector a donar los excedentes diarios y que estos puedan servir, de este modo, para alimentar a los centenares de miles de familias españolas que actualmente no cuentan con los recursos suficientes como para adquirir esos mismos alimentos dada la precariedad económica en la que se encuentran.

Ya somos 188.943