FACUA apoya decisión del Gobierno de poner punto y final al pacto con Farmaindustria

La Federación demanda al Ministerio de Sanidad y Consumo y las comunidades autónomas que analicen el importante gasto que conlleva para la Sanidad Pública la entrada de los visitadores farmacéuticos en los centros sanitarios en horarios de consulta.

La Federación de Consumidores en Acción (FACUA) apoya la decisión anunciada hoy en la Comisión de Sanidad del Congreso por el subsecretario del Ministerio de Sanidad y Consumo, Fernando Puig de la Bellacasa, de que su departamento no renovará el pacto que firmó el anterior equipo ministerial con la patronal de los laboratorios farmacéuticos (Farmaindustria) y que este tipo de acuerdos no volverán a firmarse en el futuro dado que no han servido para moderar el crecimiento del gasto farmacéutico ni de la facturación de los laboratorios, que año a año viene aumentando en torno al 11%.

De la factura anual de medicamentos que los laboratorios vendan a la Sanidad Pública, las industrias tendrán que devolver al Estado un porcentaje que, en opinión de FACUA, deberá ser revisado cada año si no se produce una moderación del aumento del gasto farmacéutico.

Asimismo, FACUA demanda al Ministerio de Sanidad y Consumo y las comunidades autonómicas que prohíban la entrada de representantes de los laboratorios en los centros sanitarios en horarios de trabajo. Y es que la Federación denuncia que el tiempo de la jornada laboral que pierden los médicos en atender a los visitadores supone muchos millones anuales en salarios, además del hecho de que ciertos laboratorios invierten cantidades multimillonarias en estimular a facultativos para que receten sus productos ante la pasividad de las autoridades sanitarias.

Además, FACUA pone de manifiesto que la información que reciben los facultativos de los representantes de los laboratorios está mediatizada por los intereses de las multinacionales farmacéuticas. La Federación advierte que es la Administración, y no los laboratorios, quienes deben garantizar a los médicos la adecuada formación farmacológica.

En relación a la información que transmiten los comerciales de los laboratorios a los facultativos, FACUA señala una encuesta realizada entre 1991 y 1997 por una red anónima de médicos generales y farmacéuticos de hospitales franceses, que concluyó que no les mencionaban espontáneamente los efectos adversos, contraindicaciones e interacciones medicamentosas de sus productos en alrededor del 76% de las visitas. Asimismo, estudios elaborados en Gran Bretaña e Irlanda del Norte ponen de manifiesto que cuanto más se apoya el médico en el visitador como fuente de información, menos racional es su prescripción.

Ya somos 191.231