FACUA lamenta la pasividad ante las deficiencias detectadas en el asilo que ardió en Zaragoza

Las Administraciones local y regional no actuaron a pesar de que el centro de ancianos no contaba con licencia y se habían realizado inspecciones con resultado negativo.

FACUA lamenta la pasividad ante las deficiencias detectadas en el asilo que ardió en Zaragoza
FACUA pide a las administraciones contundencia en las medidas y acciones a adoptar ante incumplimientos graves como los que se han detectado en el caso de la residencia de Zaragoza incendiada. | Imagen: residenciasantafe.com

FACUA-Consumidores en Acción lamenta la dejadez de funciones de las Administraciones de Zaragoza y Aragón ante las deficiencias que se habían detectado en la residencia de ancianos de la citada ciudad que sufrió un incendio el pasado 12 de julio en el que han fallecido ocho personas y otras doce han resultado heridas.

La asociación critica la falta de acción de las autoridades competentes para cerrar un centro al que funcionaba desde 1998 sin licencia de actividad del Ayuntamiento ni permiso de apertura favorable del Gobierno de Aragón. A pesar de esto, el Gobierno regional había otorgado una autorización provisional de apertura que fue retirada en 2012 sin que esto conllevase su cierre.

FACUA considera alarmante que, pese a esto, el centro estuviese en funcionamiento e incluso que se hubiesen realizado dos inspecciones en 2006 y 2011 en las que se detectaron deficiencias de mantenimiento e higiénico-sanitarias. Más, si se tiene  en cuenta que el Gobierno autonómico incluso había abierto al centro un expediente sancionador en 2014 que, sorprendentemente, no había concluido en la clausura del asilo.

La asociación confía en que las investigaciones en marcha establezcan si ha podido existir corresponsabilidad de las Administraciones local y regional y que determinen en qué grado se podrían haber aminorado las consecuencias de tan trágico suceso si el centro hubiese contado con las medidas de seguridad reglamentarias.

FACUA demanda a las autoridades encargadas de garantizar el correcto funcionamiento de centros socio-sanitarios como este que extremen los controles y actúen de manera diligente para garantizar la seguridad de los usuarios.

Asimismo, la asociación confía en que la tendencia legislativa a la eliminación de trabas para el ejercicio de la actividad de este tipo de servicios que supone reducir controles previos no menoscabe la exigencia de las inspecciones correspondientes. Además, FACUA pide a las administraciones contundencia en las medidas y acciones a adoptar ante incumplimientos graves como los que se han detectado en el caso de la residencia de Zaragoza incendiada.

Ya somos 188.802