Bruselas acusa a seis estudios de cine estadounidenses de abuso de posición dominante

Disney, NBC Universal, Paramount Pictures, Sony, Twentieth Century Fox y Warner Bros y el operador de televisión de pago británica británica Sky impiden el acceso de los consumidores europeos a los contenidos ofrecidos en Reino Unido e Irlanda.

Bruselas acusa a seis estudios de cine estadounidenses de abuso de posición dominante
La Comisión apunta a que los acuerdos eliminan la competencia transfronteriza entre cadenas de pago, lo que mina el mercado interior. | Imagen: flickr.com/wesley_lelieveld (CC BY-NC-ND 2.0)

La Comisión Europea ha enviado este jueves un pliego de cargos a seis grandes estudios cinematográficos estadounidenses -Disney, NBC Universal, Paramount Pictures, Sony, Twentieth Century Fox y Warner Bros- así como al operador de televisión de pago británico Sky UK en el que les acusa formalmente de abuso de posición dominante por pactar restricciones a los clientes europeos de la cadena británica fuera de Reino Unido e Irlanda.

Bruselas explica que Sky UK, por acuerdo con estas compañías, impide el acceso de los consumidores de la Unión Europea, ya sea por satélite o por internet, a servicios de televisión de pago que sí están disponibles en Reino Unido e Irlanda.

Sin estas restricciones contractuales bilaterales, la cadena podría decidir "libremente y por razones comerciales" proponer o no servicios de televisión de pago a los consumidores que deseen tener acceso, de acuerdo a las normas y la legislación nacional, indica el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

"Los europeos quieren poder ver las cadenas de televisión de su elección sea cual sea el lugar en que residen o al que viajan dentro de la Unión Europea. Nuestra investigación indica que no es posible actualmente, ya que los acuerdos de licencias entre los grandes estudios y Sky UK no dejan a los clientes de otros países de la UE acceder a los servicios de pago británicos o irlandeses de Sky", indica la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager.

Los estudios de cine estadounidenses conceden por norma licencias de contenido audiovisual a un único teledifusor de pago en cada Estado miembro, pero la investigación lanzada por Bruselas en enero de 2014 apunta a acuerdos para establecer "bloqueos geográficos".

La acusación de la Comisión apunta a que los acuerdos, además, conceden una "exclusividad territorial absoluta" a la cadena británica y eliminan la competencia transfronteriza entre cadenas de pago, lo que mina el mercado interior.

Las dudas de Bruselas afectan a otros acuerdos de los grandes estudios con cadenas de diferentes Estados miembro y mantiene las investigaciones sobre las relaciones con Canal Plus (Francia), Sky en Italia y Alemania y DTS en España.

Ya somos 188.935