Multa de 1,6 millones de euros en Reino Unido a Hugo Boss por la muerte de un niño en un probador

Al pequeño se le cayó encima el espejo del habitáculo de 120 kilos con un marco de acero y que no estaba asegurado a la pared.

Un tribunal de Oxford, en el Reino Unido, ha impuesto una multa de 1,64 millones de euros (1,2 millones de libras) a la firma de moda Hugo Boss por la muerte de un niño en uno de sus probadores al caerle encima el espejo en junio de 2013, según informa el diario El Correo.

El pequeño Austen Harrison, de cuatro años, falleció cuatro días después del incidente por las heridas que le produjo el espejo de 120 kilos con marco de acero y que no estaba asegurado a la pared, de la tienda de la firma en la localidad de Bicester (centro de Inglaterra).

La firma reconoció durante el proceso que dicha tienda no cumplía con la normativa de seguridad británica. El tribunal ha determinado que la marca incurrió en negligencia al dejar apoyado en la pared el espejo "sin ningún tipo de sujección"

El juez ha señalado en su sentencia que el riesgo que suponía la situación del espejo "debería haber sido obvio para cualquiera" y que fue un "milagro" que no hubiera caído hasta entonces.

Hugo Boss por su parte ha publicado en su página web un comunicado para disculparse por lo ocurrido, un hecho que "impactó y entristeció" a la empresa.  "No hay palabras que la compañía pueda usar para aliviar en modo alguno el enorme sufrimiento causado a los padres de Austen en particular. Ofrecemos nuestro más sincero arrepentimiento y nuestra disculpa", ha afirmado la marca.

Ya somos 190.625