Competencia se opone al control municipal

La CNMC presiona para liberalizar el taxi en contra de los intereses de usuarios y el sector, alerta FACUA

La asociación defiende un servicio que garantice los derechos de los usuarios y un régimen de precios máximos autorizados.

La CNMC presiona para liberalizar el taxi en contra de los intereses de usuarios y el sector, alerta FACUA

FACUA-Consumidores en Acción muestra su desacuerdo con los requerimientos emitidos por la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) sobre el sector del taxi al considerar que se pone en riesgo la protección de los derechos de los consumidores.

Para Competencia, la limitación de licencias o la fijación de tarifas son "obstáculos a la competencia efectiva" del sector y aboga, entre otras cosas, por que los Ayuntamientos no establezcan dichos precios máximos, para fomentar "un comportamiento competitivo entre los operadores".

Según la CNMC, los Consistorios no deberían imponer turnos ni horarios a los taxistas, ni tampoco deben limitar mediante permisos la colocación de publicidad en sus vehículos o crear radioemisoras. Este verano, el regulador ha pedido incluso a los ayuntamientos de Málaga y Córdoba que derogaran varios artículos de sus nuevas ordenanzas, advirtiéndoles de que las impugnarían ante los tribunales.

Regulación que garantice un servicio óptimo

FACUA defiende un servicio público del taxi regulado y sometido a planificación, con garantías suficientes de información sobre sus condiciones, calidad, precios, seguridad y accesibilidad para que el servicio sea óptimo. Por ello, no comparte, en sus elementos básicos y sustanciales, el informe emitido por la CNMC que supone una auténtica apuesta por desregular el servicio púbico del taxi, sin que ello necesariamente deba llevar aparejado por sí mismo mayores beneficios para el consumidor, mejoras del servicio o más competencia.

Este sector debe estar regulado, señala la asociación, y debe tener claramente definido el marco de derechos y obligaciones de los usuarios del servicio, los parámetros y/o niveles de calidad del servicio exigibles y un marco tarifario sometido a régimen de precios máximos autorizados, así como estar sometido a licencia y garantizar su accesibilidad a los usuarios que lo soliciten o requieran del mismo. FACUA advierte de que la forma de luchar contra los abusos y la discriminación en este servicio es con la planificación y la regulación, con unas tarifas claras y garantistas para el consumidor.

La asociación comparte, por el contrario, algunos aspectos analizados por la CNMC en los citados requerimientos, como la exigencia de requisitos de antigüedad de los vehículos que presten el servicio referidos a una antigüedad máxima para que puedan estar en servicio y la regulación de unas condiciones de limpieza y comodidad o confort del vehículo así como que el usuario tenga reconocido su derecho a elegir el mismo.

Competencia critica que se imponga la bajada de bandera en el lugar en el que se encuentre el vehículo en los servicios solicitados a distancia y no en el lugar en el que efectivamente se recoja al pasajero. De esta manera el regulador aboga por que no se imponga como obligación sino que se ofrezca la libertad de elección a los taxistas para bajar la bandera en el lugar donde se encuentren o cuando el pasajero entre realmente en el vehículo.

FACUA rechaza esta posición del regulador y alega que se queda a medias, en lugar de defender que la bajada de bandera se produzca cuando el pasajero entre en el coche, evitando así un agravio económico injusto para el usuario.

Asimismo, FACUA considera también que deben establecerse requisitos claros para prestar el servicio relacionados con los conductores: formación, capacitación, condiciones de prestación del servicio, etc.

Ya somos 190.544