Cuestiona el sistema farmacéutico actual

FACUA critica la propuesta de Competencia de liberalizar la venta de medicamentos

La asociación considera que las recomendaciones de la CNMC suponen una mercantilización absoluta del fármaco como producto de consumo, por encima de la protección de la salud pública.

FACUA critica la propuesta de Competencia de liberalizar la venta de medicamentos
FACUA considera imprescindible que los medicamentos sean siempre dispensados por farmacéuticos. | Imagen: flickr.com/ianturk (CC BY-NC-ND 2.0)

FACUA-Consumidores en acción rechaza la propuesta de liberalización de la venta de medicamentos hecha pública por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en su Estudio sobre el Mercado de Distribución Minorista de Medicamentos de España.

Para la asociación, la CNMC cuestiona el modelo farmacéutico español como servicio sanitario público. FACUA defiende este sistema, y recuerda que aunque las oficinas de farmacia son establecimientos privados ofrecen un servicio público, y deben estar sometidos, por tanto, a la regulación, planificación y al interés general.

Entre otras cuestiones, la CNMC recomienda la comercialización de los medicamentos que no requieren prescripción médica en cualquier tipo de establecimiento, sin que medie el servicio de un farmacéutico, como ocurre en la actualidad. Con esto, Competencia pretende que se imponga una mercantilización absoluta del fármaco como producto de consumo, por encima de la protección de la salud pública, valora la asociación.

En su estudio, la CNMC obvia la protección de la salud pública y banaliza el fármaco, al considerarlo un producto de consumo más y reducir su venta a una actividad económica más y sujeta únicamente a las reglas del mercado.

FACUA critica que en la propuesta de vender medicamentos que no requieran prescripción médica ni tan siquiera se haya considerado que deba atender al público constantemente un licenciado en farmacia, único profesional con los conocimientos necesarios para poder aconsejar a los usuarios sobre el uso de los fármacos.

La asociación considera imprescindible que los medicamentos sean siempre dispensados por farmacéuticos. En este sentido, FACUA defiende la idea de la prestación farmacéutica como un servicio sanitario que debe cumplir objetivos de interés público dentro del derecho a la salud de la ciudadanía.

El sistema farmacéutico debe ser un servicio de calidad a los usuarios, con información y controles suficientes, lo que sólo puede realizarse a través de profesionales del sector.

Competencia defiende, por tanto, que se elimine todo tipo de control sobre la apertura de establecimientos, sin valorar cuestiones como el número de ciudadanos que atiende cada farmacia. FACUA recuerda que si la apertura de nuevos centros farmacéuticos sólo sigue patrones economicistas, pensados en el beneficio sin considerar el bien público, pueden darse situaciones en las que parte de la población quede desatendida por no ser rentable un negocio en determinadas zonas.

Si bien puede darse la necesidad, en algunos territorios, de revisar el número de farmacias por población a la que atienden para que no se produzca un desabastecimiento, FACUA valora esta planificación como un elemento esencial para asegurar el servicio a toda la ciudadanía.

Fomento de la automedicación

Además, la asociación critica que las medidas propuestas por Competencia fomentan  la automedicación y son contrarias a la necesaria promoción y fomento del uso racional del medicamento.

Es más, la CNMC abunda en la necesidad de aumentar y liberalizar la publicidad del medicamento y las farmacias, algo completamente opuesto al uso racional del medicamento. La asociación defiende precisamente lo contrario, un control de la publicidad que prime siempre el interés público y la racionalidad.

FACUA considera que esta es otra liberalización trampa, una más de tantas que hemos sufrido los consumidores en los últimos años.

Ya somos 188.765