En Manzanares, Ciudad Real

Seis meses de inhabilitación para un médico que se negó a atender a un paciente a las puertas del hospital

El Supremo confirma la sentencia condenatoria del Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha al facultativo, que tendrá que indemnizar a la familia del enfermo.

Seis meses de inhabilitación para un médico que se negó a atender a un paciente a las puertas del hospital
La sentencia condena al facultativo del Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares a seis meses de inhabilitación y a indemnizar con 100.000 euros a la familia del enfermo, además de pagar otros 2.080 euros de multa por un delito de omisión de socorro. | Imagen: sescam.castillalamancha.es

El Tribunal Supremo ha confirmado una sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla-La Mancha por la que se condenó a un médico de urgencias del hospital Virgen de Altagracia de Manzanares (Ciudad Real), que no atendió a un enfermo de 23 años frente a la puerta del hospital que acabó falleciendo de una parada cardíaca.

La sentencia condena al facultativo a seis meses de inhabilitación y a indemnizar con 100.000 euros a la familia del enfermo, además de pagar otros 2.080 euros de multa por un delito de omisión de socorro.

En la resolución dada a conocer este martes el alto tribunal confirma el fallo de la sentencia, que era la segunda que se dictaba sobre este caso porque, si bien en abril de 2013 un tribunal del jurado absolvió al médico, el TSJ de Castilla La Mancha ordenó repetir el juicio en atención a la petición de la Fiscalía y de la acusación particular. En esta segunda ocasión fue condenado.

Los hechos ocurrieron sobre la 01.00 horas del día 12 de febrero de 2006 cuando el joven se sintió mal y se trasladó desde su casa en su vehículo, conduciendo él, hasta el hospital, acompañado de su pareja que se encontraba en avanzado estado de gestación. Al llegar al centro sanitario, sufrió un desvanecimiento, lo que provocó que tuviera un accidente de tráfico al chocar con un vehículo que estaba estacionado frente al hospital y quedar inconsciente.

Durante el juicio, tanto Guardia Civil como la Policía Local declararon que habían ofrecido al médico, que estaba de guardia, trasladarle en sus vehículos hasta el lugar del accidente para atender al joven, y que éste se negó -tanto a la atención como al traslado- alegando que no podía abandonar el reciento para atender a nadie, pese que desde el propio 112 le sugirieron la conveniencia de de salir del hospital para la valoración del paciente.

Tuvo que acudir una UVI móvil

Finalmente, una UVI móvil se trasladó a las 2.31 horas hasta la calle que está enfrente de la puerta principal del hospital, donde el médico de dicha Unidad atendió al paciente, que falleció sobre las 3.00 horas de una parada cardíaca.

En su resolución, el Supremo rechaza los argumentos del médico que alegó en su recurso que no podía salir del hospital al estar de guardia, que tenía entre 15 y 18 pacientes en observación y que él no denegó la asistencia al paciente porque llamó al *112. También afirmó que cuando le avisaron, la víctima ya había fallecido y que, por tanto, no cabría indemnización por daños morales al no haber una relación de causalidad entre la asistencia omitida y el fallecimiento del paciente.

Sobre este extremo, la sentencia señala que "persiste la duda sobre si hubiera sido eficaz la asistencia sanitaria omitida", lo que determina la adecuación de una indemnización.

La sentencia destaca igualmente que ante una persona desamparada y en peligro manifiesto, situación que fue notificada por los agentes de la Guardia Civil, el médico que atendía el servicio de urgencias se negó a salir del hospital sin que existieran riesgos propios o de tercero, pues meramente indicó que no podía salir del hospital, en alusión a su deber administrativo de permanecer en las dependencias del servicio de guardia.

El médico también basó su recurso en que no estaba obligado a prestar la asistencia requerida fuera del hospital, de acuerdo con el decreto que regula las funciones de los médicos de guardia.

En este sentido, la sentencia indica que la obligación de prestar asistencia sanitaria a todos los pacientes que acudan al servicio de urgencias del hospital, con los medios disponibles a su alcance, colaborando con el resto de los servicios hospitalarios en la atención de la urgencia, "no permiten excluir a quien se encuentra a pie de hospital, frente a la puerta principal".

En este caso la víctima, según la sentencia, se encontraba en la calzada, a pie del hospital, en la puerta principal y aunque es cierto que la puerta estaba cerrada, el servicio de urgencias contaba con celadores que podían trasladarlo y con un médico adjunto que podía supervisar el traslado o bien permanecer en las urgencias, mientras el condenado atendía el traslado.

Ya somos 190.641