Bankia tendrá que devolver 178.000 euros de unas preferentes vendidas a una anciana en Cantabria

La afectada, que falleció antes de que se resolviera el recurso en la Audiencia Provincial de Cantabria, era ama de casa y tenía una enferemdad mental y una ceguera casi plena en ambos ojos.

Bankia tendrá que devolver 178.000 euros de unas preferentes vendidas a una anciana en Cantabria
La Audiencia Provincial de Cantabria considera probado que Bankia cometió un “error sustancial en el consentimiento” de la afectada a la que vendió preferentes a quien ahora tendrá que devolver 178.000 euros. | Imagen: flickr.com/boarderland (CC BY-NC-ND 2.0)

La Audiencia Provincial de Cantabria ha ratificado una sentencia que condena a Bankia a devolver 178.000 euros al heredero de una anciana, atendida en la Unidad de Salud Mental desde el año 2005 por padecer un cuadro delirante y con una ceguera casi plena en ambos ojos, a la que un empleado de la entidad financiera convenció para que comprara participaciones preferentes en junio de 2009 con los ahorros provenientes de la venta de un local propiedad de la afectada, informa eldiario.es.

La sentencia indica que la prueba que el banco hizo para evaluar los conocimientos y experiencia del cliente y autorizar así operaciones con productos financieros complejos, como las participaciones preferentes, "en modo alguno resulta creíble" dado el perfil de la afectada "sin titulación académica ni cualificación profesional y sin experiencia previa en inversiones de riesgo".

La Audiencia Provincial da por acreditado así el "error sustancial en el consentimiento" y anula el contrato suscrito, con lo que estima plenamente la demanda y condena a Bankia a devolver los 178.000 euros y a pagar las costas del proceso judicial.

En cualquier caso, Bankia puede recurrir al Tribunal Supremo en un plazo máximo de 20 días. La afectada falleció recientemente, antes de que se resolviera el caso a su favor, por lo que el beneficiario será un sobrino que se había hecho cargo de su cuidado cuando su salud comenzó a empeorar.

Se trataba de una anciana soltera, pequeña ahorradora, que había contratado con el banco distintos depósitos de ahorro, a la vista y a plazo, hasta que su estado físico se lo permitió. La acción de nulidad del contrato con Bankia se fundamenta en la vulneración de la normativa de protección del cliente minorista, puesto que el banco "no proporcionó a su cliente información completa, concreta, detallada, precisa, correcta y adecuada".

En este caso, tanto el Juzgado de Primera Instancia número 7 de Santander como la Audiencia Provincial de Cantabria remarcan que existía un "desconocimiento absoluto" por parte de la afectada de las características esenciales de las preferentes y de la "verdadera y precisa trascendencia económica", así como del riesgo de la operación a la que accedió por la confianza depositada en el empleado de Bankia que le ofreció el producto.

Ya somos 190.548