¿Qué tal si en lugar de (des)mentir, el Gobierno hiciese algo por cambiar las cosas?

El Ministerio de Industria (des)miente a FACUA y a todos los consumidores

Emite una nota de prensa en la que "niega" que la luz haya subido un 16,2% durante la última legislatura, pero no aporta datos para demostrarlo.

El Ministerio de Industria (des)miente a FACUA y a todos los consumidores

"El Ministerio de Industria, Energía y Turismo desmiente a FACUA". Éste es el titular de la nota de prensa emitida en la tarde del lunes por el Ministerio, en la que "niega que la luz haya subido 500 euros anuales en el conjunto de la legislatura, como ha afirmado hoy Facua, así como que el incremento del precio de la luz haya acumulado un 16,2%".

El análisis realizado por FACUA-Consumidores en Acción (descárgalo aquí) no habla de una subida de 500 euros "anuales", como erróneamente interpreta el Ministerio, sino acumulados a lo largo de toda la última legislatura. En cualquier caso, sí pone de manifiesto el incremento del 16,2% en la factura del usuario medio. Porcentaje que mantenemos y que seguimos esperando que Industria rebata con datos, cosa que no hace el comunicado en el que (des)miente a FACUA y, en definitiva, a todos los consumidores que vienen sufriendo enormes e injustificadas subidas en la electricidad.

Tal y como afirmamos el pasado 14 de diciembre y recordamos este lunes al hacer público un análisis sobre la evolución del recibo en 2015 con respecto al año anterior, a lo largo de esta legislatura el usuario medio ha pagado una factura de 75,64 euros mensuales (impuestos indirectos incluidos), un 16,2% por encima de los 65,10 euros que abonó de media durante la legislatura anterior. Se trata de un incremento de 10,54 euros mensuales que ha representado un total de 495,38 euros.

Para intentar rebatir los datos de FACUA, el comunicado de Industria se limita a asegurar que "en el año 2013, la factura de los consumidores descendió un -3,1% y en el año 2014 el descenso fue aún mayor, alcanzando un -5% (para un consumidor medio de 3,3 kW de potencia contratada y 3.000 kWh de consumo)". Nada dice de los años 2012 y 2015.

Industria (des)miente sin aportar datos

Es más, el Ministerio asegura en su nota de prensa que durante la legislatura no se ha producido la subida del 16,2% de la que advierte FACUA, pero no aclara cuánto subió (o bajó) según sus datos.

Además, Industria recurre a un perfil de "consumidor medio" que nada tiene que ver con el utilizado en el informe de FACUA y, sobre todo, nada tiene que ver con el auténtico usuario medio en España.

Y es que en primer lugar, el ministerio parte de un usuario con un consumo anual de 3.000 kWh, esto es, 250 mensuales. El usuario medio que FACUA utiliza en sus análisis consume 4.392 kWh al año, 366 al mes. ¿De dónde sacamos este perfil? Pues de un análisis sobre más de 50.000 facturas de viviendas ocupadas que hicimos en 2009. ¿De dónde saca el suyo Industria? Suponemos que de los informes de la CNMC, que a diferencia de los nuestros, incluyen el consumo de segundas residencias, pisos vacíos y pequeños comercios, lo que distorsiona a la baja la cifra.

Teniendo en cuenta que el supuesto "consumidor medio" del que parte Industria consume 1.392 kWh anuales menos que el que utiliza FACUA en sus análisis, es obvio que las subidas de las tarifas del kWh que se han producido durante esta legislatura han afectado menos a su bolsillo.

En segundo lugar, la potencia contratada por el "consumidor medio" del Ministerio se reduce a 3,3 kW. La de nuestro análisis, 4,4 kW. Ahora revisa tu última factura, y pregúntale a tu familia y amigos qué potencia tienen. Sobran comentarios, ¿verdad?

El kW subió un 64,6% y el kWh un 7,2%

Evidentemente, en función del perfil de usuario que se utilice para la realización de un análisis variará tanto el impacto en euros como el porcentaje de subida que haya sufrido. Pero lo que nunca cambia es la subida del kW y del kWh.

En el caso de la potencia contratada, cuando Rajoy llegó al poder el precio estaba en 2,10 euros por kW (1,72 euros más los impuestos indirectos de entonces, que antes de su última subida del IVA representaban el 21,93%). En agosto de 2013 el kW subió a 3,78 euros (2,97 antes de impuestos). El incremento, nada menos que el 80%. En febrero de 2014 volvió a subir, situándose en 4,46 euros (3,50 antes de impuestos). La subida acumulada, del 112%.

En resumen, durante la última legislatura el precio del kW ha supuesto una media de 3,49 euros (siempre con los impuestos incluidos), un 64,6% por encima de los 2,12 euros de la segunda legislatura de Zapatero. ¿Cómo hacemos el cálculo? Ponderando la tarifa vigente durante cada uno de los meses de ambas legislaturas, lo mismo que para calcular la media del kWH.

En cuanto al kWh de energía consumida, el precio medio durante esta legislatura ha sido de 16,47 céntimos, un 7,2% más caro que en la anterior, cuando representó 15,36 céntimos (siempre con los impuestos incluidos).

¿Qué tal si en lugar de (des)mentir, el Gobierno, ya en funciones, hiciese algo por cambiar las cosas? ¿Qué tal si en vez de hacer todo lo posible por favorecer los intereses de un oligopolio, se dedicase a resolver los problemas que ha provocado a los consumidores una liberalización trampa que ha encarecido espectacular e injustificadamente los recibos? ¿Qué tal si se dedicase a actuar ante los fraudes masivos que cometen las grandes eléctricas, que ofertan descuentos que no existen o modifican las tarifas a los usuarios sin que ni siquiera lo sepan? ¿Qué tal si se compromete a acabar con las puertas giratorias de las que se han beneficiado expresidentes y exministros del PP y el PSOE? ¿Qué tal si interviene un sector que nos ha hecho líderes en pobreza energética y asume de una vez que sólo con tarifas máximas fijadas por el propio Ejecutivo podremos acabar con un abuso, un fraude, una gran estafa, consentida y alimentada durante décadas por quienes nos han gobernado al servicio de las compañías energéticas?

Ya somos 188.839