La Fiscalía insiste en el sobreaforo y la "ausencia de organización" en la tragedia del Madrid Arena

Arranca el juicio en la Audiencia Provincial de Madrid con el organizador de la fiesta, Miguel Ángel Flores, como principal imputado por la muerte de cinco personas.

La Fiscalía insiste en el sobreaforo y la "ausencia de organización" en la tragedia del Madrid Arena
El promotor de la fiesta, Miguel Ángel Flores, está acusado de cinco delitos de homicidio por imprudencia grave y treinta delitos de lesiones por imprudencia así como la inhabilitación de seis años para participar en actividades relacionadas con el delito. | Imagen: Europa Press.

El Fiscal Jefe Provincial de Madrid, José Javier Polo, ha asegurado este lunes en la sede del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que el sobreaforo y la "ausencia absoluta de organización y control de seguridad" fueron los ejes principales de la tragedia del Madrid Arena.

Así lo ha expresado durante la presentación de la postura del Ministerio Fiscal en el caso del juicio del Madrid Arena, donde ha señalado que "no hay prueba que determine que la conducta de la Policía Municipal aquella noche contribuyera al trágico resultado".

El juicio por la tragedia del Madrid Arena comienza este martes con las sesiones de la vista oral. El empresario y organizador de la fiesta Miguel Ángel Flores es el principal imputado por cinco delitos de homicidio por imprudencia grave y treinta delitos de lesiones por imprudencia. Flores tendrá que responder sobre la fiesta de Halloween celebrada en el citado recinto municipal, propiedad del Ayuntamiento de Madrid, en un juicio que tiene un total de 15 acusados.

En la madrugada del 1 de noviembre de 2012, Katia Esteban, Rocío Oña y Cristina Arce, las tres de 18 años, fallecieron como consecuencia de la avalancha que se produjo en el interior de uno de los vomitorios del recinto por el sobreaforo. Otras dos jóvenes, Teresa Alonso, de 20 años, y Belén Langdon, de 17, tuvieron que ser ingresadas en estado grave y fallecieron poco después.

Tal y como recoge el escrito definitivo del juez Eduardo López-Palop, se produjo un "exceso de aforo" en el recinto, cuya capacidad es de 10.620 personas mientras que para la fiesta se llegaron a vender en torno a 23.000 entradas. En su ponencia de este lunes, Polo aseguró que "se verá durante el juicio la forma de computar el aforo".

Así, se asegura en el auto que "la pista central del espacio se encontraba no solamente saturada, sino en una situación de aglomeración y contacto físico entre las personas, que las impedía desplazarse en la dirección deseada, situación de angustia para muchas de ellas". A ello se añade el hecho de que se metiera "de golpe" a 3.000 personas a la pista central para disfrutar de la sesión del dj Steve Aoki.

El Fiscal Jefe Provincial de Madrid aseguró este lunes que el Madrid Arena "no fue un accidente" y que "fue evitable". La calificación jurídica que se ha adoptado es la de homicidio imprudente, es decir, "que los acusados son personas que con su falta de intervención contribuyeron a dicho resultado".

Los acusados

Polo ha reiterado la pena de cuatro años de prisión solicitada para el promotor de la fiesta, Miguel Ángel Flores, por cinco delitos de homicidio por imprudencia grave y treinta delitos de lesiones por imprudencia así como la inhabilitación de seis años para participar en actividades relacionadas con el delito.

También están acusados de los mismos delitos el exinspector jefe de la Policía Municipal, Emilio Monteagudo; el director general de Diviertt, empresa organizadora de la fiesta, Santiago Rojo Buendía y el jefe de personal de la misma Miguel Ángel Morcillo Pedregal. Asimismo, acudirán en calidad de acusados el exjefe de Seguridad de Madrid Destino, Rafael Pastor Martín, y el excoordinador de operaciones y proyectos de Madrid Espacios y Congresos (Madridec), Francisco del Amo López. Completan la lista el que fuera jefe de Operaciones de Madridec, José Ruíz Ayuso; los coordinadores jefes de Seguriber Juan José París Nalda y Raúl Monterde; el jefe de equipo de esta compañía, José Antonio Díaz Romero, y los socios de Control 34 Carlos Manzanares y Emilio Belliard.

Por otra parte, los médicos Simón Viñals Pérez y Carlos Viñals Larruga -padre e hijo respectivamente-, al frente de los servicios médicos la noche de los hechos, se enfrentan a penas de dos años y seis meses de prisión por imprudencia profesional, al realizar "insuficientes y deficientes compresiones torácias" sobre dos de las fallecidas a la vez que "omitieron varias de las actuaciones indicadas para una reanimación cardiopulmonar de calidad".

El proceso judicial

La causa tiene lugar en la sección séptima de la Audiencia Provincial. De este modo, se celebrarán sesiones en la sala Cero todos los martes, miércoles y jueves hasta el día 4 de febrero para el interrogatorio de los acusados y las cuestiones previas. A partir del 9 de febrero está previsto que comience la prueba testifical, a la que acudirán más de un centenar de testigos. Se estima que el caso -que consta de 43 tomos y 14.800 folios- quede visto para sentencia la última semana del mes de mayo.

Para el juicio, el Ayuntamiento de Madrid cambió el equipo jurídico con el objetivo de diferenciar la defensa de las personas físicas de las personas jurídicas dadas las distintas consecuencias para unas y otras. El Consistorio optó por cuatro letradas con "amplia experiencia en procesos colectivos y vinculados con la Administración".

Ya somos 190.680