FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - España - 9 de junio de 2018

ESTE CONCEPTO TIENE UN PESO IMPORTANTE EN MONTANTE FINAL DE LA FACTURA
FACUA denuncia que las operadoras de móviles suben un 25% el precio del establecimiento de llamada

Orange sigue el camino marcado por Movistar, Vodafone y Jazztel y empieza a cobrar 25 céntimos por cada llamada si el usuario no tiene contratado bonos de minutos o llamadas ilimitadas.

FACUA-Consumidores en Acción denuncia que prácticamente todas las operadoras de telefonía móvil están tratando de compensar lo que han dejado de cobrar por roaming con la subida de otros conceptos que facfturan a sus clientes, como el establecimiento de llamada.

En este sentido, Orange ha sido la última en subir de 20 a 25 céntimos (¡un 25%!) el precio de este concepto. Y lo ha hecho, camuflando la subida en sus nuevas tarifas Go o cambiando el nombre de las que tenía (Ardilla y Ballena, por ejemplo) por otros nuevos (Llama y Navega, respectivamente).

No es la única compañía que ya cobra un cuarto de euro por cada llamada que se realiza, con independencia de su duración, que las operadoras tatrifican y cobran aparte. Movistar tiene ya un precio de establecimiento de llamada de 25 céntimos en todas sus tarifas de prepago, salvo en la Tarifa Tuenti LOL, en la que mantiene el establecimiento de llamada a 20 céntimos. En las tarifas de contrato, sólo en la Tarifa #2 factura este concepto, también a 25 céntimos. El resto de las tarifas no tiene establecimiento de llamadas.

En Vodafone ocurre otro tanto de lo mismo. Hasta abril, el establecimiento de llamadas se cobraba a 20 céntimos. Ya lo hace a 25 céntimos en sus tarifas Mini Voz y Mini S, y también en las Smart S y Megayuser, cuando se superan los minutos contratados con estas tarifas, que son 200 y 60, respectivamente.

En este sentido, Jazztel hace exactamente lo mismo: cobra 25 céntimos por establecimiento de llamada, una vez que se superan los minutos contratados en cada tarifa. Sólo Yoigo, por el momento, mantiene el precio del establecimiento de llamada en 20 céntimos en todas sus tarifas.

El establecimiento de llamada es un concepto del que cada día se preocupan menos los usuarios, ante el éxito de las tarifas con bonos de minutos y de llamadas ilimitadas. Sin embargo, es un concepto que no ha dejado de subir en los últimos años. Y siempre que se ha subido el precio, se ha hecho d emanera generalizada por parte de todas las compañías.

Sin embargo, no es un concepto baladí. Sólo a modo de ejemplo, con que un usuario haga sólo tres llamadas de teléfono cada día, al cabo del mes habría realizado 90 llamadas. Si por la tarifa contratada tuviera que pagar el establecimiento de llamada, sólo este concepto supondría en la factura 22,5 euros al mes.

Cambios en las tarifas

FACUA recuerda que los clientes con contratos de permanencia tienen derecho a que la compañía mantenga las tarifas durante su vigencia. En este sentido, los afectados por la subida del precio del establecimiento de llamada pueden denunciar las compañías ante las autoridades de protección al consumidor para exigir el mantenimiento de las tarifas contratadas o darse de baja, y exigir que sea la compañía la que les abone las penalizaciones establecidas en los contratos de permanencia por su incumplimiento.

En el caso de clientes que están abonando un móvil a plazos y tienen permanencia, en caso de darse de baja tienen que continuar pagando los plazos del terminal, pero no la penalización, pues es la compañía la que está rompiendo el contrato original.

La asociación recuerda que la política de modificación continua de tarifas y otras condiciones contractuales, sin respetar ningún compromiso temporal ni garantizar una duración mínima de los contratos, es una práctica abusiva.

Así lo recoge la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, en su artículo 85, que establece como abusivas "las cláusulas que vinculen cualquier aspecto del contrato a la voluntad del empresario". Más concretamente, el artículo especifica en su punto 4 que también lo son "las que le faculten a resolver los contratos de duración indefinida en un plazo desproporcionadamente breve", y en su punto 7 que lo son "las cláusulas que supongan la supeditación a una condición cuya realización dependa únicamente de la voluntad del empresario para el cumplimiento de las prestaciones, cuando al consumidor y usuario se le haya exigido un compromiso firme".

FACUA considera que este tipo de actitudes por parte de las operadoras convierten los servicios de telecomunicaciones en un mercado opaco, en el que al usuario le resulta imposible comparar y elegir la mejor opción, dado que las condiciones de contratación terminan resultando tan efímeras que se convierten en un señuelo para captar clientes.