FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - Madrid - 5 de julio de 2018

LE APLICó UNA CLáUSULA SUELO DEL 3,25%
Abanca admite que cobró a un cliente 1.500 euros de cláusula suelo y luego le niega el derecho a reclamar

El afectado, socio de FACUA Madrid, rechazó la oferta del banco por entender que le correspondía una cifra más alta, y la entidad decidió pocos días después que ya "no le correspondía devolución alguna".

La entidad crediticia Abanca dice "digo" donde dijo "Diego" y le niega a un cliente su derecho a que le sean devueltas las cantidades cobradas por la abusiva cláusula suelo de su hipoteca. El banco, en cuestión de días, ha pasado de ofrecerle 1.538,45 euros por los intereses cobrados de más en aplicación de la cláusula suelo, a decirle que "no le corresponde devolución alguna".

El cambio de actitud del banco se ha producido después de que el cliente, Javier H.H., socio de FACUA, rechazara las cuentas que le había hecho el banco para llegar a la conclusión de que sólo le había cobrado 1.543,86 euros de más. Según las cuentas del afectado, la cifra debía ser más alta y por esta razón rechazó la propuesta del banco.

A partir de ese momento, la estrategia del banco cambio. Abanca decidió que el socio de FACUA no tenía ya derecho a devolución alguna y le envió una carta, "en respuesta a su solicitud, en la que reclama la devolución de las cantidades que usted entiende indebidamente abonadas por la aplicación de la cláusula suelo".

En ella decía el banco que "no corresponde la devolución de cantidad alguna" y explicaba por qué, según la empresa, claro: "La inclusión de la citada cláusula suelo fue objeto de negociación individualizada por ambas partes, figurando incorporada a la escritura notarial de préstamo hipotecario de manera clara y transparente".

En 2013, tras la sentencia del Tribunal Supremo que declaraba nula por abusiva la cláusula suelo, el banco le devolvió 514,32 euros, incluídos intereses, por las cantidades cobradas de más ese año. Pero no le devolvió lo que le había cobrado por la cláusula suelo entre 2009 y el 8 de mayo de 2013, fecha en que se dictó la sentencia del Supremo, una vez que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea determinó que había que devolver las cantidades cobradas indebidamente desde el primer momento.

Abanca había concedido a Javier H.H. una hipoteca en la que se fijaba el interés mínimo que percibiría la entidad -lo que se conoce como la cláusula suelo- en el 3,25%, que es el que le aplicó durante los años 2009 al 2013. Después de esos años, y tras la sentecia del TS, los intereses bajaron en años sucesivos a 1,76%, 0,98%, 1,09%... En su caso, además, Javier H.H. denuncia que el banco debió aplicarle una bonificación de 0,5 puntos en el interés aplicado por la contratación de ciertos productos con la entidad bancaria, que en los años 2009 y 2010 no se le aplicó por un error del banco.

El afectado ha puesto el tema en manos del departamento jurídico de la asociación, que está preparando la correspondiente reclamación.