FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - España - 16 de agosto de 2018

RECOMIENDA A LOS USUARIOS RECLAMAR: "CUESTA LA MISMA VIDA, PERO HAY QUE HACERLO"
FACUA logra en tribunales que Renfe indemnice con 10.000 euros a la actriz María Galiana por un accidente

La veterana actriz se rompió la muñeca al activarse la frenada de emergencia de un tren en el que viajaba. Tuvo que ser operada y llevó dos meses un yeso que le obligó a trabajar con el brazo en cabestrillo.

Después de casi tres años, María Galiana, actriz y socia de FACUA, celebra en su retiro veraniego de Isla Cristina el final feliz de una historia que comenazaba cuando regresaba a Madrid con el equipo de la serie Cuéntame, tras recibir un premio de manos del entonces alcalde de Vitoria, Javier Maroto.

Era septiembre de 2014. Ella viajaba en un tren Alvia de larga distancia entre Vitoria y Madrid. El freno de emergencia se activó automáticamente al superar una determinada velocidad. Los pasajeros que viajaban sentados sufrieron un fuerte cimbronazo, que no tuvo mayores consecuencias. Pero María Galiana estaba de pie en ese momento y, literalmente, voló cuando el tren se detuvo bruscamente. "Lluvia Rojo me dijo que me vio volando del principio al final del vagón", recuerda.

"Estoy bastante bien, para mi edad", admite la actriz, de 82 años. En el accidente sufrió una fractura de Colles en la muñeza izquierda, y un tendón del hombro quedó dañado para siempre. "Me ha quedado poca fuerza en el brazo izquierdo, aunque la muñeca quedó muy bien", aclara.

Un juzgado de Madrid acaba de fallar a favor de la actriz en la reclamación planteada en su nombre por FACUA y ha ordenado a Renfe a pagarle casi 10.000 euros en concepto de responsabilidad patrimonial. Tras el accidente, el seguro obligatorio de viajeros contratado por la compañía indemnizó a la pasajera con algo menos de 3.400 euros. Pero las lesiones sufridas por la actriz, que la obligaron a someterse a varias operaciones, han afectado de manera evidente a su trabajo.

El accidente se produjo una semana antes de que comenzara a rodar los episodios de la serie Cuéntame para la nueva temporada, en los que durante más de dos meses tuvo que aparecer con el brazo escayolado. "Al principio quisieron tapármelo con un vestuario especial, pero eso no iba a funcionar, así que se inventaron que la abuela se había caído para justificar que yo apareciera con el yeso", cuenta Galiana. Cuando ya le retiraron la escayola, tuvieron que hacerle un yeso falso para terminar de rodar las secuencias de las que ya se habían rodado algunos planos mientras tuvo la escayola. La mujer recuerda ahora, divertida, que en alguna ocasión salió en la serie con el yeso falso puesto del revés.

Varias intervenciones

En el tren no había equipo médico ni botiquín, y únicamente pudieron darle hielo para reducirle la inflamación. "Estuve dos horas con la mano rota, fue dolorosísimo". Una vez que el tren llegó a Madrid, le inmovilizaron la muñeca con un entablillado. Pocos días después se lo tuvieron que cambiar por una escayola. Y unos quince días más tarde, finalmente, los médicos decidieron meterla en el quirófano y colocarle tres agujas de Kirschner para corregir la posición del hueso e inmovilizarlo para que se soldara correctamente.

"Tuve que pedir que por favor me operaran un viernes y que lo hicieran sólo con anestesia local, porque me tenía que ir el sábado a Madrid, porque el lunes teníamos que empezar a grabar la serie", explica la actriz. Su convalecencia no le afectó sólo a su trabajo en la popular serie de televisión, sino también a otros proyectos que llevaba para adelante: "En aquel momento estaba en plena gira de 'Conversaciones con mamá' con Juan Echanove. Y durante dos meses tuve que aparecer con el brazo escayolado. Algunos espectadores se me acercaban tras la función y se sorprendían, porque pensaban que el yeso era una caracterización del personaje".

María Galiana se muestra muy satisfecha con el trabajo de FACUA, que ha conseguido que la indemnicen, a pesar de no haber estado hospitalizada en todo este tiempo, ni tampoco de baja, porque, por su trabajo, no se lo podía permitir. Han sido tres años de constantes visitas al médico, muchas horas de rehabilitación, un papeleo ingente... "Ha habido que echarle mucha paciencia. El juicio tardó muchísimo, pero al final ha acabado bien". La veterana actriz se deshace en elogios hacia la labor de FACUA y hace una llamamiento a los ciudadanos para que no tengan miedo a reclamar. "A veces cuesta la misma vida. Yo lo entiendo, porque la gente se queda desamparada. Pero hay que reclamar, porque son nuestros derechos", concluye.