FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - España - 1 de septiembre de 2018

INDUCEN A ERROR
De las salchichas “100% Pollo” de Campofrío, ni la mitad es carne: FACUA denuncia por publicidad engañosa

Los envases muestran esta cantidad de forma destacada, pero en sus ingredientes tiene menos del 45%. Lo mismo ocurre con las “100% Pavo”.

FACUA-Consumidores en Acción ha denunciado a Campofrío por publicidad engañosa de sus salchichas de pollo o pavo "bajas en grasa". Los envases muestran en letra grande y tipografía destacada "100% pollo" y "100% pavo", mientras que en sus ingredientes el porcentaje de estas carnes ni siquiera llega a la mitad.

La asociación ha podido comprobar que las salchichas lejos de componerse únicamente de carne de pollo o de pavo, sólo tienen un 44% y un 41% de estas carnes, respectivamente.

FACUA considera ruin el truco publicitario de Campofrío consistente en señalar en el envase que se trata de "salchichas de carne", insinuando que se trata de salchichas que sólo llevan carne de pollo o pavo y no de otros animales.

Con esta comercialización de estas salchichas la compañía lleva a confusión a los consumidores. A pesar de que no llevan otro tipo de carne, al adquirir el producto pueden pensar que posee unas cantidades de ésta que no se corresponden con la composición real de las salchichas.

La denuncia se ha presentado ante la Dirección General de Consumo de la Comunidad de Madrid. En la misma, la asociación argumenta que esta forma de proceder es un claro ejemplo de publicidad engañosa y, por tanto, "ilícita", tal y como recoge la Ley General de Publicidad en su artículo 3.

Además, FACUA recuerda que el Reglamento 1169/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, establece en su artículo 36 que la información alimentaria proporcionada voluntariamente "no inducirá a error al consumidor", y tampoco "no será ambigua ni confusa".

También Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal determina en su artículo 5 que "se considera desleal por engañosa cualquier conducta que contenga información falsa o información que, aun siendo veraz, por su contenido o presentación induzca o pueda inducir a error a los destinatarios, siendo susceptible de alterar su comportamiento económico".