FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - España - 9 de abril de 2020

FACUA Andalucía denuncia a Comapa por vender jamones polacos usando la marca Sierra de Alpujarra

Utilizar esta denominación puede confundir al consumidor al dar a entender que provienen de esta zona, cuando en realidad es carne procedente de Polonia y curada en otros lugares de España.

FACUA Andalucía ha denunciado a la empresa Comapa 2001 SLU por vender jamones procedentes de Polonia con la denominación Sierra de Alpujarra, lo que puede provocar confusión en los consumidores y hacerles creer que estos productos provienen de la zona granadina. La denuncia ha sido presentada ante la Dirección General de Consumo de la Junta de Andalucía.

Según ha publicado El Economista, Comapa vende una serie de jamones en cuyo etiquetado puede leerse "Jamones Sierra Alpujarra, Granada, Jamón Curado". Sin embargo, este producto realmente proviene de cerdos criados en Polonia y la carne es curada en otros lugares de España. La única referencia al origen de los animales es la mención "PL" en la etiqueta, aunque a un tamaño muy inferior al mensaje principal.

Así, la federación advierte de que el etiquetado puede provocar que los consumidores adquieran este producto bajo la creencia errónea de que el origen del jamón y su curación se encuentra en la región granadina de la Alpujarra.

En este sentido, El Real Decreto 474/2014, de 13 de junio, por el que se aprueba la norma de calidad de derivados cárnicos, indica que "la marca comercial o razón social no contendrá indicaciones gráficas o escritas que puedan confundir al consumidor en cuanto a la naturaleza del producto, su calidad, categoría o denominación".

De igual forma, el Reglamento Europeo 1169/2011, sobre la información alimentaria facilitada al consumidor, recoge en el artículo 7 que "la información alimentaria no inducirá a error sobre las características del alimento y, en particular, sobre la naturaleza, identidad, cualidades, composición, cantidad, duración, país de origen o lugar de procedencia y modo de fabricación o de obtención".

El artículo 26 de la misma normativa señala como obligatoria la inclusión de la procedencia del alimento cuando "su omisión pudiera inducir a error al consumidor en cuánto al país de origen o el lugar de procedencia real del alimento, en particular si la información que acompaña al alimento o la etiqueta en su conjunto pudiera insinuar que el alimento tiene un país de origen o un lugar de procedencia diferente".

Además, la Ley de Competencia Desleal, su artículo 5, contempla como desleal por engañosa "cualquier conducta que contenga información falsa o información que, aún siendo veraz, por su contenido o presentación induzca o pueda inducir a error a los destinatarios" cuando incida en "su origen geógrafico o comercial", entre otros aspectos.