FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - Sevilla - 25 de octubre de 2020

Tras la acción de FACUA Sevilla, Unicaja devuelve 55.000 euros de cláusula suelo a una usuaria

La entidad le había incluido en el contrato de su hipoteca que "en ningún caso, el tipo nominal resultante puede ser inferior al 3,50%".

Unicaja ha devuelto a una usuaria más de 55.000 euros de cláusula suelo tras la acción de FACUA Sevilla. La asociación tuvo que acudir al Juzgado de Primera Instancia número 24 de la ciudad, quien finalmente resolvió a favor de la afectada al considerar que se trataba de una cláusula abusiva.

María C.G. y su marido, residentes en Sevilla, firmaron en diciembre de 2007 un préstamo hipotecario con Caja de Ahorros de Salamanca y Soria, ahora integrada en Unicaja, para la adquisición de una vivienda en la capital andaluza. El contrato incluía que las cuotas de la hipoteca se calcularían teniendo en cuenta "el Euribor+0,75%" y añadía la condición de que "en ningún caso, el tipo nominal anual resultante puede ser inferior al 3,50%", esto es, incluía una cláusula suelo. La usuaria nunca fue informada de la existencia de esta cláusula ni, por tanto, pudo negociarla de forma individual. Tuvo que aceptarla junto con el resto del contrato.

Así, tras descubrir la existencia de esta cláusula, María decidió acudir a FACUA Sevilla para que ejerciera acciones en defensa de sus derechos. El equipo jurídico de la asociación se dirigió al Juzgado de Primera Instancia número 24 de la ciudad para que obligara a Unicaja a anular la cláusula suelo y devolviera todas las cantidades que había cobrado de más en aplicación de dicha condición, ya que la usuaria "por la aplicación de esta cláusula suelo ha venido abonando una cantidad muy superior a la que debería haber abonado si no se aplicara".

En el escrito, la asociación consideraba que la cláusula era abusiva al haber sido impuesta "por la entidad financiera como un elemento más del contrato, como una condición general de la misma" y porque "no fue pactada o negociada" y en ningún momento María "fue informada de la existencia de dicha cláusula".

En este sentido, la sentencia del Tribunal Supremo 241/2013, de 9 de mayo de 2013, establece que las cláusulas suelo son abusivas cuando "falta información suficientemente clara de que se trata de un elemento definitorio del objeto principal del contrato", "se insertan de forma conjunta con las cláusulas techo y como aparente contraprestación de las mismas" y si se trata de "condiciones generales predispuestas y destinadas a ser impuestas en pluralidad de contratos, sin negociarse de forma individualizada", entre otras. La cláusula incluída en el contrato de María cumplía con todas estas condiciones.

Así lo entendió también la jueza que, en su sentencia, dictaminó que "no consta prueba alguna de la información suministrada a la actora [María]; no consta oferta vinculante; no es suficiente la lectura por el Notario y la cláusula en cuestión no está destacada de una manera especial, ya que consta en letra minúscula y solo en negrita el porcentaje mínimo".

Por tanto, resolvió estimar la demanda, declarar la nulidad de la cláusula suelo y condenó a Unicaja a "restituir las cantidades que se hubieran podido cobrar en exceso desde el momento de la constitución del préstamo hipotecario por la aplicación de la citada cláusula, más los intereses determinados en el fundamento de referencia, con imposición de costas". La cantidad total finalmente se estableció en 55.000 euros que María ya ha recibido.