FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - Madrid - 20 de abril de 2020

Evo Banco, condenada a devolver 2.600 euros a un usuario que pagó a una web falsa que simulaba ser Airbnb

FACUA Madrid acudió a tribunales tras negarse la entidad a reintegrar el dinero al afectado, que fue víctima de un fraude cuando intentaba reservar un alojamiento para su estancia de estudios en Italia.

FACUA Madrid ha logrado que el juez titular del Juzgado de Primera Instancia número 35 de Madrid condene a la entidad financiera Evo Banco a devolver 2.613 euros a un usuario que realizó una transferencia para la reserva de una residencia a una web fraudulenta que simulaba ser Airbnb.

En su auto, el juez ha indicado que la mercantil “al no haber atendido de forma diligente las atenciones del cliente se apartó de las exigencias de los buenos usos y prácticas financieras”, y que debió detener “la orden de cancelación de una transferencia que no estaba ejecutada y por dicha actuación negligente ha causado un perjuicio a un tercero por el que debe responder”.

Antonio P.G., residente en Madrid, realizó en enero de 2016 una reserva de un alojamiento a Airbnb mediante transferencia de su banco, Evo Banco, para su estancia de estudios en Italia. A las pocas horas, se percató de que la web en realidad era falsa y simulaba ser la de la empresa original para inducir así al engaño.

Con el fin de interrumpir el proceso de pago, el usuario se puso en contacto el mismo día con el banco a través del servicio de atención al cliente disponible para fines de semana y festivos, ya que la transferencia la hizo en sábado. Sin embargo, en las llamadas que realizó, la entidad le comunicó que no existía ningún departamento accesible a los clientes para trasladar su petición los días inhábiles y que las transferencias efectuadas en sábados no se ejecutaban hasta el próximo día habil, por lo que le recomendaron acudir a una oficina el siguiente lunes.

Dada la gravedad del asunto, Antonio decidió presentar una denuncia ante la Policía ese mismo sábado, y además acudió a su oficina bancaria a primera hora del lunes, donde le indicaron que no era posible retrotraer la transferencia porque ya se había efectuado.

Ante esta situación, el usuario acudió a FACUA Madrid para que tramitara una reclamación contra Evo Banco. El equipo jurídico de la asociación se puso en contacto con la entidad instándole a la devolución del dinero, que se había estado reclamando desde el primer momento, pero el banco se negó alegando que había solicitado la devolución a la empresa de destino y que ante la falta de fondos desestimaban las pretensiones del usuario.

FACUA Madrid decidió entonces acudir al Banco de España, que resolvió a favor de Antonio. En su informe, el organismo indicó que Evo Banco debería haber “rechazado la ejecución de la operación de pago recibida por el cliente”. Sin embargo, dado que la entidad financiera siguió negándose a atender los requerimientos de devolución, la asociación interpuso una demanda ante los tribunales.

Finalmente, el juez ha dictaminado que “si bien es cierto que las ordenes de transferencia son mandatos de pago irrevocables”, los hechos “evidencian la intención del actor de dejar sin efecto el mandato dado por causas suficientemente justificadas como es la perpetración de un delito de estafa”, por lo que el banco “pudo y debió haber hecho actuar los mecanismos necesarios para que la transferencia no se ejecutase”. La sentencia, contra la que no cabe recurso, obliga a la entidad a la devolución de los 2.613 euros y le impone además la condena en costas.