FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - Andalucía - 18 de noviembre de 2020

Defiende tus derechos ante los abusos de las entidades financieras

¿Qué es una cuenta de pago básica?

Las cuentas de pago básicas son un tipo de cuentas cuya regulación específica persigue garantizar la inclusión financiera mediante el acceso de los consumidores a los servicios bancarios básicos.

Son, por tanto, un producto que deben ofrecer los bancos a los consumidores para facilitar su acceso a los servicios bancarios, y están obligados a hacerlo sin condicionar su contratación a otros productos. Este tipo de cuentas permiten acceder a servicios como el depósito de fondos, la retirada de dinero en efectivo (en las oficinas de la entidad o en los cajeros automáticos), la domiciliación de recibos o realizar pagos mediante tarjeta, transferencia o mediante los servicios en línea de la entidad de crédito.

Por la prestación de estos servicios, los bancos pueden cobrar una comisión máxima, única y conjunta no superior a 3 euros mensuales.

Si ya tengo una cuenta corriente, ¿pueden las entidades denegarme la contratación de una cuenta de pago básica?

Como se ha señalado en cuestiones anteriores, las cuentas de pago básicas persiguen garantizar el acceso a los consumidores a determinados servicios bancarios esenciales a fin de reducir y evitar la exclusión financiera. De ahí que la normativa que regula este tipo de cuentas prevea la posibilidad de que las entidades de crédito puedan denegar el acceso a las cuentas de pago básicas, entre otras circunstancias, cuando el consumidor ya sea titular de una cuenta corriente en España, salvo que previamente ya hubiera interesado la cancelación de la cuenta de la que era titular.

Una vez abierta la cuenta, el banco igualmente podrá cancelarla, entre otros motivos, porque posteriormente el consumidor hubiera abierto una cuenta corriente en España que le permita operar.

Mis circunstancias económicas me impiden poder disponer de cuenta, ¿existen cuentas de pago básicas gratuitas?

Para aquellas personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad o en riesgo de exclusión financiera, el Gobierno aprobó en 2019 el Real Decreto 164/2019, de 22 de marzo, que establece un régimen gratuito de cuentas de pago básicas.

No obstante, ello no implica que los servicios asociados a la cuenta resulten gratuitos indefinidamente, ya que la norma contempla la duración de la gratuitad por periodos prorrogables de dos años, sujetos a la concurrencia de una serie de requisitos de carácter económico.

Para poder beneficiarte de la gratuidad, debes solicitárselo al banco. Formulada la solicitud, la entidad dispone de 30 días para reconocer o rechazar la misma, que deberá comunicarte por escrito y de forma gratuita. Si el banco no se pronuncia en el plazo referido, se entenderá reconocido el derecho a la gratuidad.

Dos meses antes de concluir el periodo de los dos años de gratuidad de la cuenta, el banco deberá requerirte para que aportes en el plazo de un mes documentación que acredite el cumplimiento de los requisitos que la norma establece para poder continuar beneficiándote de la gratuidad, información que igualmente podrá comprobar telemáticamente si previamente hubieras autorizado el acceso a dicha información.

En todo caso, con al menos quince días de antelación a la finalización del plazo de los dos años de gratuitad, el banco deberá informarte, bien acerca de la prórroga de la gratuidad de la cuenta de pago básica, bien de la pérdida de tal derecho.

¿Qué requisitos debo cumplir para poder beneficiarme de la gratuidad de la cuenta de pago básica?

El artículo 3 del Real Decreto 164/2019, de 22 de marzo, establece los requisitos que debes cumplir para considerar que te encuentras en situación de vulnerabilidad y, por tanto, poder acceder a una cuenta de pago básica sin ningún coste.

En primer lugar, los ingresos anuales no pueden ser superiores a dos veces el indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM) de doce pagas cuando se trate de "personas no integradas en una unidad familiar"; a 2,5 veces el IPREM cuando se trate de "personas integradas en alguna de las modalidades de unidad familiar con menos de cuatro miembros", y a 3 veces el IPREM en el caso de "unidades familiares integradas por cuatro o más miembros o que tengan reconocida su condición de familia numerosa" o "unidades familiares que tengan en su seno a una persona con grado de discapacidad igual o superior al 33%. reconocido oficialmente".

La segunda condición implica que ninguno de los miembros que integren la unidad familiar sean titulares o dispongan de derecho real alguno sobre inmuebles distintos a la vivienda habitual, ni sobre sociedades mercantiles.

¿Qué son las comisiones bancarias?

Las comisiones bancarias son las cantidades que las entidades cobran por la prestación de algunos servicios como, por ejemplo, realizar una transferencia, cambiar divisas o administrar una cuenta.

Se pueden cobrar individualmente, con un cargo concreto por cada servicio, o bien nos las pueden cobrar juntas con un solo cargo genérico, en concepto de comisiones, que es lo que se conoce como "tarifas planas" en las comisiones bancarias. En cualquier caso, deben responder a servicios realmente prestados y aceptados expresamente o solicitados por el usuario.

¿Puede el banco cobrarme comisiones por un servicio que efectivamente no ha prestado?

No, ya que sería contrario a la normativa bancaria y al criterio del Banco de España. Los requisitos que la normativa establece para el cobro de una comisión son que la misma responda a un servicio efectivamente prestado y que haya sido solicitado por el cliente, por lo tanto no cumpliría uno de los requisitos.

El artículo 3.1 Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, señala que “sólo podrán percibirse comisiones o repercutirse gastos por servicios solicitados en firme o aceptados expresamente por un cliente y siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o gastos habidos”.

¿Puede una entidad cobrarme comisiones altas o existe algún límite máximo que no pueden exceder?

El Banco de España no determina generalmente un límite máximo de las comisiones que pueden cobrar las entidades financieras, por lo que éstas tienen libertad absoluta para establecer sus comisiones bancarias y gastos repercutibles.

En principio, no existe ningún límite máximo, salvo en aquellos casos en los que los importes estén limitados por una norma o disposición legal (como ocurre, por ejemplo, con la cancelación o amortización anticipada de los préstamos hipotecarios o los créditos al consumo).

¿Pueden las entidades bancarias modificar unilateralmente las comisiones de mantenimiento y administración pactadas en el contrato de apertura de cuenta?

En las cuentas de duración indeterminada, las entidades bancarias pueden modificar dichas comisiones si está previsto en el contrato y siempre que lo comunique previamente al cliente con, al menos, dos meses de antelación a la fecha en que entre en vigor la modificación (en papel u otro soporte duradero, de manera clara e individualizada y sin acumularla a otra información o publicidad). La carga de probar que has sido debidamente informado de la modificación recae sobre el banco.

Comunicada la modificación de las comisiones y, hasta la fecha en que se hubiera previsto su entrada en vigor, podremos interesar la resolución del contrato, debiendo el banco poner a nuestra disposición el saldo que la cuenta pudiera presentar.

Me cobran el mantenimiento de una cuenta que abrí para constituir mi hipoteca y uso sólo para el pago de su cuota, ¿es correcto?

Depende de si la constitución del préstamo hipotecario tuvo lugar con anterioridad o posterioridad al 29 de abril de 2012, fecha en la que entró en vigor la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios.

Si se contrató con anterioridad al 29 de abril de 2012, no podrán cobrarte ningún tipo de comisión por mantenimiento y/o administración de una cuenta corriente, siempre que se use única y exclusivamente para el abono del préstamo hipotecario. Si, por el contrario, se contrató el préstamo hipotecario con posterioridad a dicha fecha, la entidad bancaria podrá cobrar la comisión que corresponda, si informó de su coste antes de contratar el susodicho préstamo hipotecario, no pudiendo la entidad bancaria modificar unilateralmente el coste de la comisión durante toda la vida del mismo.

¿Pueden cobrarse comisiones al disponer de efectivo en cajeros automáticos?

Sí. El artículo 3.3 de la Orden EHA/2899/2011, de 28 de octubre, señala que inmediatamente antes de que un servicio bancario vaya a ser prestado a un cliente a través de un medio de comunicación a distancia o de un cajero automático o de un dispositivo similar, se deberá indicar, mediante un mensaje claro, perfectamente perceptible y gratuito, la comisión aplicable por cualquier concepto y los gastos a repercutir. Una vez proporcionada dicha información, el cajero deberá ofrecerte, de forma igualmente gratuita, la posibilidad de desistir de la operación solicitada.

Cuando el servicio bancario vaya a ser prestado a través de un cajero automático o de un dispositivo similar y la entidad emisora del medio de pago sea diferente de la titular de aquel, el artículo referido contempla la posibilidad de sustituir la información prevista en el párrafo anterior por el valor máximo de la comisión y demás gastos adicionales a que pueda quedar sujeta la operación solicitada. En este supuesto, el cajero deberá informarte de que el importe finalmente cargado puede ser inferior, dependiendo, en su caso, de las condiciones estipuladas en el contrato celebrado entre el cliente y la entidad emisora del medio de pago.

Si mi cuenta se ha quedado en descubierto, ¿pueden aplicarme automáticamente una comisión por reclamación?

No, las entidades no pueden cobrar dicha comisión de forma “automática”. Tan sólo cuando el banco haya llevado a cabo gestiones efectivas para la regularización del descubierto, podrá la entidad (si así se estableció en el contrato y guarda proporcionalidad con el coste efectivamente soportado por el banco) devengar el cobro de la comisión correspondiente.

¿Cómo reclamo si tengo problemas con la entidad financiera por el cobro de comisiones?

Debes presentar una reclamación ante la entidad, obligada a disponer de órganos específicamente destinados a la atención y resolución de las quejas y reclamaciones que los clientes interpongan. Puedes dirigir la reclamación (en soporte papel o por medios informáticos, electrónicos o telemáticos) a alguno de los órganos que a continuación se refieren:

- Departamento o Servicio de Atención al Cliente. Su existencia es obligatoria. Es interno y debe tener la autonomía necesaria para decidir sobre los conflictos.

- Defensor del Cliente. Externo y de creación voluntaria. Debe actuar con independencia de la entidad y total autonomía.

Tanto si diriges tu reclamación a un órgano o a otro, ambos deberán acusar recibo por escrito de la queja o reclamación que presentes, y resolverla igualmente por escrito y motivadamente. Sólo cuando el reclamante acredite que se ha denegado su queja, que ha sido desestimada o que han transcurrido dos meses desde su presentación sin resolución, podrá interponer la reclamación ante el Servicio de Reclamaciones del Banco de España.

Me han sustraído la cartera con la tarjeta de débito en su interior. ¿Qué debo hacer?, ¿qué derechos tengo si, tras ello, se producen cargos en mi cuenta corriente?

Tan pronto como hayas tenido conocimiento de esta circunstancia, debes comunicársela inmediatamente al banco, pudiendo hacer uso de las líneas telefónicas gratuitas y disponibles las veinticuatro horas habilitadas para ello. A fin de poder acreditar que has dado traslado al banco de esta circunstancia, FACUA sugiere que exijas la entrega del correspondiente documento justificativo.

Si como consecuencia de la sustracción se producen cargos en tu cuenta corriente, debes tener en cuenta que el banco responderá por todos aquellos cargos que hayan tenido lugar tras la comunicación de la sustracción de la tarjeta, ya que la normativa le impone la obligación de impedir la utilización de dicho instrumento de pago una vez efectuada la comunicación. Respecto de los cargos que hubieran podido tener lugar previavente a que hubieras comunicado al banco la sustracción de la tarjeta, podrías quedar obligado a soportar hasta un máximo de 50 euros, respondiendo la entidad bancaria del resto de importes.

El banco deberá devolverte el importe de los cargos de inmediato y, a más tardar, al final del día hábil siguiente a aquel en el que le hubieras notificado la existencia de operaciones de pago no autorizadas.

¿Es obligatorio contratar seguros o planes de pensiones con la hipoteca?

No, no existe ninguna norma que obligue al consumidor a contratar productos tales como seguros o planes de pensiones para poder acceder al préstamo hipotecario.La entidad bancaria sí podrá requerir que el consumidor suscriba una póliza de seguro en garantía del cumplimiento de las obligaciones del contrato, así como la suscripción de un seguro de daños del bien hipotecado. No obstante, la nueva Ley Hipotecaria prohíbe que la entidad obligue a que contrate con ella misma dichos seguros, pudiendo el consumidor contratar tales seguros con la entidad aseguradora que más le convenga.

Mis circunstancias económicas vienen impidiéndome poder pagar las cuotas del préstamo hipotecario de mi vivienda, ¿puede el banco exigirme el pago del total del préstamo?

La nueva Ley Hipotecaria establece los requisitos que deben darse para que el banco pueda declarar vencido anticipadamente el préstamo (cuya hipoteca recaiga sobre una vivienda y el prestatario sea una persona física) y, por ende, pueda reclamar el pago del total adeudado. Estas condiciones operan con independencia de la fecha en que hubiera tenido lugar la constitución del préstamo hipotecario y salvo que el mismo hubiera previsto condiciones más favorables para el deudor.

Para que el banco pueda declarar vencido el préstamo hipotecario, necesariamente deben concurrir todos los requisitos que a continuación se señalan:

- Que venga teniendo lugar la falta de pago de una parte del capital del préstamo o de los intereses.

- Que la cuantía de las cuotas vencidas y no satisfechas equivalgan, al menos, al 3% del capital o a doce cuotas (dentro de la primera mitad de la duración del préstamo), o al 7% del capital o 15 cuotas (dentro de la segunda mitad de la duración del préstamo).

- Que el banco te haya requerido el pago concediéndote un plazo de, al menos, un mes para el abono, y advirtiéndole de que, de no ser atendido, reclamará el reembolso total adeudado del préstamo.

Quiero llevar a cabo la cancelación registral de la hipoteca, ¿de qué opciones dispongo?

Una vez hayas abonado completamente el préstamo, la entidad bancaria nunca podrá ejecutar la hipoteca (que garantiza precisamente dicho préstamo). Es decir, la hipoteca no puede causar ningún perjuicio al consumidor, pero es cierto que en caso de querer venderse la finca podría obstaculizar dicho negocio por la desconfianza que le pueda surgir al comprador. Para la cancelación registral de la hipoteca dispones de dos opciones:

- Caducidad de la hipoteca: la hipoteca podrá cancelarse una vez transcurridos 20 años desde el abono de la última cuota del préstamo que produjo el pago totalidad del préstamo.

- Cancelación de la hipoteca: podrá solicitarse la cancelación registral una vez abonado el préstamo.

¿Qué gestiones debo realizar para la cancelación registral de la hipoteca?

La cancelación registral de la de la hipoteca una vez abonado el préstamo requiere del desarrollo de una serie de gestiones que involucran tanto al usuario, como al banco en cuestión. En primer lugar, la entidad debe emitir un certificado de deuda cero, que debe entregarte de forma completamente gratuita. Una vez en tu poder, debes acudir a una notaría para otorgar la escritura pública de cancelación de la hipoteca. Este acto requiere de la presencia de un apoderado del banco, pero el mismo puede cobrarte cantidad alguna por su desplazamiento y el trámite de firma.

Para finalizar la cancelación registral de la hipoteca, sólo deberías entregar el impreso cumplimentado del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (IAJD), exento de pago, en la delegación autonómica correspondiente de la Agencia Tributaria y acudir al Registro de la Propiedad (con el certificado de deuda cero, la escritura de cancelación de hipoteca y la copia de registro del impuesto) para hacer efectiva la cancelación.

El banco solo podrá cobrarte si, haciendo las veces de gestoría, le encargas que asuma el desarrollo de las distintas gestiones señaladas, lo que requiere previamente te haya informado de los costes aparejados a la prestación de sus servicios y que, conociéndolos, le hayas solicitado expresamente que los lleve a cabo.

¿Qué recomendaciones debo seguir antes de contratar un crédito al consumo?

En primer lugar, es recomendable saber qué cantidad económica necesitas realmente. Una vez lo tengas claro, conviene que solicites información previa a todas aquellas entidades que puedas. Tendrán que entregarte información suficiente para que puedas conocer con todo detalle el coste total del crédito (intereses, comisiones, etc.). La información previa debe entregarse de forma totalmente gratuita, siendo recomendable que además exijas la entrega de una oferta vinculante, de manera que la entidad se vea obligada a dar un crédito en las condiciones que en la misma se detallen durante un mínimo de 14 días desde su entrega. Un dato a tener en cuenta para comparar distintas ofertas es la TAE (Tasa Anual Equivalente), que refleja el coste total del crédito al consumidor expresado como porcentaje anual del importe total del crédito concedido, más determinados costes detallados en la ley.

En muchas ocasiones se contrata un préstamo bajo la premisa de que lo van a conceder en muy poco tiempo y casi sin tener que ofrecer garantías. En este sentido, hay que indicar que muchas entidades financieras (bancos y cajas) pueden tramitar el mismo préstamo en igual plazo de tiempo de gestión. El hecho de que no pidan garantías es algo por lo que no hay que guiarse, puesto que ello no impide que tus ingresos, o bienes presentes y futuros puedan ser embargados y ejecutados en caso de impago.

¿Qué información tengo derecho a recibir antes de firmar un contrato de crédito al consumo?

Si el importe del préstamo/crédito alcanza los 200 euros, antes de que firmes el contrato el prestamista está obligado a proporcionarte, con suficiente tiempo, información fundamental relacionada con las condiciones de contratación. Esta información debes recibirla de forma gratuita, en un formato claro, en soporte papel o cualquier otro duradero y en un impreso normalizado (recogido en el Anexo II de la Ley), en el que se recojan todos los aspectos señalados en el artículo 10.3 de la Ley 16/2011, de 24 de junio, de Contratos de Crédito al Consumo. Entre otros aspectos, deberás disponer de información relativa a la identificación del prestamista, descripción del producto ofrecido (importe total a pagar, duración del contrato, entre otros), costes del crédito (tipo deudor, TAE, costes relacionados, entre otros), derecho de desistimiento, etc.

Debido a la importancia de la cuestión, la Ley sanciona el incumplimiento de estos requisitos con la anulabilidad del contrato.

Además, en caso de que intervenga en la contratación un intermediario de crédito, éste debe proporcionarte, de forma gratuita y con 15 días naturales de antelación mínima a la celebración del contrato de intermediación o antes de que asumas cualquier obligación, información relacionada con la propia empresa, el servicio de intermediación ofrecido y el contrato de intermediación en cuestión.Si el importe del préstamo/crédito no alcanza los 200 euros, la normativa referida no resultaría de aplicación.

No obstante, ello no evita que el prestamista tenga igualmente obligación de informarte gratutiamente acerca de los aspectos esenciales del crédito/préstamo.

Tengo intención de solicitar un crédito al consumo, pero no entiendo la información que se me facilita, ¿quién debe asesorarme?

El prestamista y el intermediario de crédito (en el supuesto de que éste último exista) tienen el deber de asesorarte en la decisión sobre el contrato de crédito. Además, deberán hacerlo teniendo en cuenta tus necesidades y tu situación financiera, debiendo ofrecerte el producto que más se adecúe a éstas.

Por ello, deberán explicarte de forma personalizada las características de los productos que te propongan, así como advertirte de los riesgos en los que puedas incurrir en caso de impago o de endeudamiento excesivo, a fin de que puedas comprender las repercusiones que pueda ocasionar el contrato de crédito en tu situación económica.

¿Pueden concederme un crédito al consumo estando inscrito en un registro de morosos o sin tener capacidad de solvencia?

El prestamista tiene la obligación de evaluar tu solvencia económica previamente a la celebración del contrato, así como a informarte, en caso de que lo solicites y de forma gratuita, de los resultados y pormenores que hayan podido surgir al respecto en caso de que te hubiera denegado el crédito (si dicha denegación se produce como consecuencia de la consulta de ficheros de solvencia patrimonial y crédito).

Aunque en la práctica el alcance real del proceso de evaluación de solvencia económica queda a criterio del prestamista, debe matizarse que, puesto que en muchos casos las empresas dedicadas a ofrecer este tipo de productos utilizan estrategias de publicidad y marketing dirigidas a consumidores sin capacidad solvente e, incluso, inscritos en registros de morosos, éstas podrían ser sancionadas conforme al régimen sancionador previsto en la Ley 16/2011, de 24 de junio, de Contratos de Crédito al Consumo, por infracción de su artículo 14.

He firmado el contrato de crédito al consumo, ¿es posible arrepentirse?

Si dudas sobre la conveniencia del contrato de crédito que has firmado, dispones de un plazo de catorce días naturales desde la fecha de celebración para desistir del contrato, sin tener que soportar penalización alguna ni necesidad de justificar tu decisión. El empresario tiene la obligación de informarte de que te asiste tal derecho.

Para que dicho derecho se considere ejercitado, deberás comunicárselo a la otra parte empleando el formato papel o cualquier otro soporte duradero. Puedes realizar dicha comunicación por cualquier procedimiento, siempre y cuando permita dejar constancia de ello y de la fecha en que tuvo lugar, sin que el prestamista pueda exigirte que lo hagas bajo una determinada forma (si lo hace, será considerado como nulo y no puesto).

Se entenderá que has ejercitado válidamente tu derecho de desistimiento si se lo has comunicado al prestamista antes de que expire el plazo de catorce días, resultando indiferente que éste lo haya o no recibido antes de que finalice dicho plazo.

Tendrás que abonar únicamente, en el plazo de treinta días desde que ejerzas tu derecho de desistimiento, el capital y el interés acumulado sobre dicho capital entre la fecha de disposición del crédito y la fecha de reembolso del capital, sin que el prestamista pueda reclamarte ninguna otra compensación.

Es conveniente que tengas en cuenta, además, que si has recibido las condiciones del contrato después de que se hubiera producido su celebración, el plazo de desistimiento empieza a computarse desde el momento en que las hubieras recibido.

No debes olvidar que son consideradas como nulas todas las cláusulas que te penalicen por el hecho de haber ejercitado tu derecho a desistir del contrato celebrado.

Si al firmar el crédito tuve que contratar también un seguro accesorio y he desistido del contrato de crédito, ¿qué ocurre con el contrato de seguro?

En caso de que la concesión de tu crédito estuviera vinculada a la suscripción de un seguro accesorio, el contrato de seguro queda sin efecto si se ejerce el derecho de desistimiento respecto del derecho de crédito, con el derecho al reembolso de la parte de prima no consumida.

En el caso concreto de que el contrato de seguro suscrito hubiera sido un seguro de vida accesorio al contrato de crédito y hayas ejercido tu derecho de desistimiento respecto del contrato principal, debes comunicar al asegurador tu voluntad de resolver el contrato en los treinta días siguientes a la fecha en la que te entregó la póliza o el documento de cobertura provisional para que dicho contrato de seguro se entienda resuelto.

¿Existe algún límite para el interés remuneratorio de los denominados créditos al consumo?

No existe un límite objetivo e igual para todos los consumidores, sino que dependerá de cada caso concreto. Los intereses aplicables en la concesión de un crédito podrían encontrar su limitación en la Ley de Represión de la Usura (más conocida como Ley Azcárate, de 1908), que declara la nulidad del contrato en aquellos casos en los que sus condiciones puedan resultar leoninas. Dicha ley establece la nulidad del crédito si se cumplen los siguientes requisitos:

- Interés notablemente superior al normal del dinero (ya sea respecto al interés remuneratorio, al de demora o, en su caso, al nivel de los dos, según señala la STS 677/2014, de 2 diciembre): en este caso, ha de entenderse el interés normal del dinero no como el interés legal, sino el interés habitual usado en el mercado.

- Interés manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso: supuestos en los que dicho interés haya sido aceptado como consecuencia de la situación angustiosa del consumidor, de su inexperiencia o de la limitación de sus facultades mentales. El tipo de interés podrá ser superior al normal siempre y cuando atienda a circunstancias excepcionales y concretas. Dichas circunstancias excepcionales tienen que ser probadas por la entidad acreedora.

El Banco de España señala que no existe tope legal alguno respecto de los tipos de interés en los créditos al consumo.

Sin embargo, pese a que la citada Ley Azcárate sanciona la estipulación de este tipo de intereses con la nulidad radical del préstamo, no establece un tipo de interés concreto a partir del cual puedan considerarse como usureros. Esto supone que la calificación de los mismos a efectos de la usura en sentido legal no pueda hacerse en tanto por ciento de devengo sobre el principal, sino que dependa de las circunstancias en que se desenvuelva el mercado monetario en un momento determinado. Pese a que, como se indica, deben ser tenidas en cuenta las circunstancias del caso en concreto, puede tenerse en consideración que la jurisprudencia del Tribunal Supremo ha venido apreciando como usureros los intereses que oscilan en torno al 30% (STS 677/2014, de 2 diciembre; STS 422/2002, de 7 mayo).

Por otro lado, debe precisarse que la declaración de nulidad del contrato de crédito comunica sus efectos a las garantías accesorias contratadas (STS 406/2012, de 18 junio), como, por ejemplo, la suscripción de un contrato de seguro accesorio al contrato principal. De esta forma, la declaración de nulidad del contrato de crédito produciría los mismos efectos jurídicos respecto del contrato de seguro accesorio.

Financié mi tratamiento dental con un préstamo que la propia clínica me ofreció. No obstante, desde hace meses no me atienden en la clínica para continuar el tratamiento. ¿Puedo dirigirme contra el banco?

En estos supuestos la normativa prevé la posibilidad de ejercer frente al prestamista los mismos derechos que pudieras ejercer contra la clínica dental. Ante la desatención de la clínica, cabría la posibilidad de exigir al banco, bien la continuación del tratamiento, bien la resolución del contrato (a fin de que paralice el cobro de cuotas y, en su caso, te devuelva las cantidades que hubieras abonado y superasen el coste del tratamiento realizado).

Sin embargo, para poder dirigirte contra el banco es requisito indispensable haber reclamado previamente contra la clínica dental y que la misma, o hubiera desatendido tus peticiones, o no hubiera dado respuesta a tu reclamación en el plazo de un mes.

¿Puedo pagar el importe del crédito al consumo antes de tiempo?

Si lo deseas, puedes reembolsar el crédito en cualquier momento, total o parcialmente, y beneficiándote de la reducción del coste total de éste. No obstante, puede que tengas que compensar al prestamista por su pérdida de ingresos.

En caso de encontrarte ante un crédito/préstamo no sometido a la Ley de contratos de crédito al consumo (por ejemplo, un crédito cuyo importe no alcance los 200 euros), la posibilidad de amortizarlo anticipadamente, así como sus condiciones, dependerá de lo estipulado en el contrato.

Quiero pagar anticipadamente mi crédito al consumo, ¿pueden exigirme alguna compensación?

En los créditos al consumo la compensación a aplicar no podrá superar el 1% del importe reembolsado si el período restante entre el reembolso anticipado y la terminación acordada del contrato de crédito es superior a un año. Si ese período es inferior al año, la compensación no podrá superar el 0,5% del importe del crédito reembolsado anticipadamente.

En todo caso, la compensación nunca podrá rebasar el importe del interés que el consumidor hubiera satisfecho durante el período de tiempo comprendido entre el reembolso anticipado y la fecha pactada de finalización del contrato de crédito.

He resuelto de forma anticipada un contrato de crédito vinculado a un contrato de seguro, ¿tengo derecho al reembolso de la parte de la prima no consumida?

Sí. En caso de que tu contrato de crédito se encontrase vinculado a un contrato de seguro y hayas pagado tu deuda crediticia antes de tiempo, tienes derecho a que la compañía de seguros te devuelva la parte de la prima no consumida.

En este sentido, el artículo 30.6 de la Ley 16/2011, 24 de junio señala que “el reembolso anticipado de créditos que cuenten con un seguro vinculado a la amortización del crédito o a cuya suscripción se haya condicionado la concesión del crédito o su concesión en las condiciones ofrecidas, dará lugar a la devolución por parte de la entidad aseguradora al consumidor de la parte de prima no consumida”.