FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - Galicia - 18 de junio de 2021

FACUA Galicia ve escandaloso que Feijóo regale subvenciones de 2,8 millones a bancos por instalar cajeros

En municipios donde cerraron oficinas. La asociación considera un despropósito premiar a una banca que impone comisiones cada vez más altas y presta a la población servicios deficientes o incluso inexistentes.

FACUA Galicia considera un escándalo el que el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, regale a los bancos subvenciones por la cantidad de 2,8 millones para que instalen cajeros automáticos en 34 municipios de Ourense, Lugo y A Coruña, donde las mismas entidades habían cerrado oficinas años atrás dejando sin servicio a unas 48.000 personas.

La asociación critica que la Xunta subvencione a las entidades financieras para que den un servicio esencial y básico a los consumidores, asumiendo un coste que la banca se ha negado a dar en los últimos años. En este sentido, FACUA Galicia considera un despropósito que se premie a una banca que impone a los usuarios comisiones cada vez más elevadas cuando los servicios que presta a la ciudadanía son deficientes e incluso inexistentes, como en el caso de estos municipios gallegos, provocando la exclusión financiera de los ciudadanos.

Las subvenciones son, según la Xunta, un "incentivo" para dar servicio durante cuatro años, hasta 2025, aunque el espacio para poner el cajero y otro para asesorar y formar a los usuarios para hacer las diferentes operaciones correrá a cargo de los propios ayuntamientos. Según declaraciones de Feijóo, en total son 45 los municipios que fueron abandonados por las entidades bancarias y que cayeron en la exclusión financiera.

FACUA Galicia advierte de que la falta de estos dispositivos en los municipios discrimina e imposibilita a los consumidores, más especialmente a los mayores o personas que por su condición física tengan problemas para utilizar el cajero automático y requieran de la existencia de oficinas para realizar sus operaciones bancarias, para hacer gestiones tan habituales y básicas como sacar o ingresar dinero en efectivo o pagar recibos.

A esto se suma la necesidad de contar con agentes bancarios que puedan ofrecer visitas a esos cajeros para explicar las funcionalidades del mismo in situ a aquellas personas que por su edad no van a poder utilizarlo sin esa formación básica y sobre todo, para que esa instalación del cajero tenga un efecto real en las personas llamadas a utilizarlo.

Por todo ello, FACUA Galicia insta a la Xunta a no premiar a las entidades que durante años han cerrado oficinas limitando el acceso a los servicios bancarios más básicos a los consumidores gallegos y que tome medidas para exigirle a la banca que garantice los derechos de los usuarios en el sector financiero.