FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - Internacional - 8 de febrero de 2022

México investiga a Iberdrola por vender supuestamente energía de forma irregular

La Comisión Reguladora de la Energía mexicana ha abierto un expediente sancionador contra la eléctrica ya que habría vendido electricidad de una planta que sólo tenía autorización para "autoabasto".

La Comisión Reguladora de la Energía (CRE) de México ha abierto un expediente sancionador a Iberdrola e investiga si la eléctrica vendió de forma irregular electricidad producida en la planta Dulces Nombres, ubicada en Monterrey.

Según ha publicado el diario Público, la investigación parte de una serie de demandas de la Comisión Federal de Energía (CFE), empresa estatal mexicana, que señala que Iberdrola vendió suspuestamente la electricidad de dicha planta pese a sólo tener permiso para "autoabasto", un modelo que prohíbe hacer negocio.

En una de las demandas, la CFE acusa a Iberdrola México de crear un mercado paralelo, ya que la energía que supuestamente vendió tenía un precio inferior al estar subvencionada. Fuentes gubernamentales han indicado que, debido a esta actuación, las arcas estatales habrían dejado de ingresar más de 300 millones de euros -unos 7.000 millones de pesos-.

Así, la supuesta actuación irregular que investiga la CRE se configura de la siguiente forma: una normativa de México permite desde 1993 la existencia de plantas de "autoabasto", que sólo pueden generar energía para sus socios con la condición de que sea sin ánimo de lucro. "Los titulares de los permisos no podrán vender, revender o por cualquier acto jurídico enajenar capacidad o energía eléctrica", dice el artículo 36 de la Ley de Servicio Público de Energía Eléctrica.

Sin embargo, Iberdrola México -que tiene varias plantas con este permiso, entre ellas la de Dulces Nombres- incluyó como socios a un total de 497 empresas, entre las que se incluyen algunas de las compañías más grandes del país -Cementos Apasco, propiedad de la multinacional suiza Holcim; Kimberly Clark, Nissan, BioPappel o Cemex-. Según publicó el diario La Jornada, estas empresas no conocía que la operación de venta podría ser irregular.

Posible multa millonaria

La demanda que ha originado la investigación analiza la actividad de la planta entre el 1 de enero de 2019 y el 20 de agosto de 2020. Según el texto de la misma, a la que tuvo acceso Público, "se advierte que la Permisionaria comercializó la energía eléctrica generada por la central vendiéndola a sus socios, en contravención de lo previsto" en la ley.

Varias facturas emitidas por Iberdrola a la cementera Holcim, y a las que Público también ha tenido acceso, son consideradas como prueba del fraude por las autoridades. "Esto muestra que están vendiendo energía ilegalmente, ya que la central es de autoabasto y no lo permite. Si fuera así, estarían estafando a Hacienda, ya que están cobrando el IVA a su cliente", explicó una fuente cercana al proceso al medio.

La multa que afronta Iberdrola en caso de que la investigación concluya que la venta de energía fue irregular podría superar los 250 millones de euros -más de 6.000 millones de pesos-. El procedimiento de sanción fue aprobado por la CRE el 28 de enero, así que la eléctrica tiene 15 días hábiles para presentar alegaciones. Además, aún podría recurrir a la justicia.

Públíco ha señalado que ha intentado ponerse en contacto con Iberdrola México para disponer de su versión de los hechos, pero la compañía ha declinado hacer declaraciones. "Por el momento, no comentamos", ha comunicado un portavoz de la compañía en Ciudad de México al diario.