Elige a la #PeorEmpresa2016

Correo electrónico
(tranquilo, no vamos a enviarte publicidad comercial)

La Peor Empresa del Año

textoEl Corte Inglés. Se presenta públicamente como una empresa "socialmente responsable" que mantiene una "relación constante y fluida con todos los grupos de interés con los que tiene conexión". Pero los hechos ponen de manifiesto justo lo contrario. El prepotente gigante español de la distribución se niega a dar respuesta a las numerosas reclamaciones planteadas desde FACUA por los abusos que comete con los consumidores.

textoMovistar. Ha continuado subiendo las tarifas de Movistar Fusión sin respetar los contratos de permanencia de dos años que impone a los usuarios cuando las dan de alta ni la promesa de mantenerlas "para siempre" con la que las lanzó al mercado y publicitó durante años. Este mes de marzo, la multinacional española se enfrenta a FACUA en los tribunales por saltarse sus compromisos publicitarios en una demanda en la que están personados más de 4.000 usuarios.
textoBBVA. El banco que comercializó más hipotecas con cláusula suelo no sólo se ha negado durante años a devolver todo el dinero defraudado, sino que tras la sentencia del TJUE se está beneficiando del infame real decreto-ley pactado por los dos partidos que han gobernado España durante su aplicación. Una norma que es puro humo, al obligar a los usuarios a pasar por una pantomima de procedimiento extrajudicial en el que son los bancos los que deciden si reembolsan el dinero y no establecer multas para los que se nieguen.
textoGrupo Volkswagen. Sus filiales Volkswagen-Audi y Seat son las empresas más denunciadas por los consumidores en FACUA durante el último año. La multinacional se niega a indemnizar a los cerca de 700.000 afectados en España por la manipulación fraudulenta de sus motores diésel para falsear las emisiones de óxidos de nitrógeno. A diferencia de lo que ha ocurrido en EEUU, la pasividad de las autoridades españolas ha provocado que el caso se resuelva en los tribunales.

El Peor (y más machista) Anuncio del Año

Roaming de Vodafone. Cuatro amigas viajan a EEUU y entran en pánico cuando reciben un SMS, suena el móvil o ven el 4G en pantalla. Una de ellas se deshace de su terminal tirándolo por la borda de un barco. Sólo falta una voz en off diciendo que las mujeres y la tecnología no se entienden salvo cuando se trata de usar una plancha.
Galletas Princesa de Artiach. Mientras cada vez más anunciantes de productos dirigidos a la infancia abandonan los tradicionales roles machistas, Artiach, una de las marcas de Adam Foods, innova en sexismo rediseñando la publicidad de sus clásicas galletas para presentarlas como un dulce sólo para niñas.

Alquiler de coches Sixt. A España le encantan los alemanes es el lema de la campaña, en uno de cuyos anuncios se muestra a una mujer joven y voluptuosa en bikini que seduce a un hombre mayor, con sobrepeso y poco agraciado físicamente para quedarse con su coche.
textoChampú anticaída VR6. "¡No te obsesiones con ella! Tú también puedes tener una igual? ¡La melena, claro!". Éste es el zafio mensaje que acompaña a la imagen de la mujer desnuda que protagoniza el anuncio de este champú anticaída. Sobran comentarios.

El Peor Abuso del Año

textoLas líneas 902 de atención al cliente. Prohibidas desde comienzos de esta década porque son más caras que las líneas fijas y móviles convencionales, numerosas empresas se saltan la legislación ante la extraña ceguera de las autoridades de consumo.
textoLas subidas de tarifas en telecomunicaciones. Las grandes telecos aplican subidas saltándose sus propios contratos, simulando que eso de asumir la permanencia con las mismas condiciones tarifarias durante uno o dos años sólo fuese una obligación para los usuarios.
textoLa negativa de los bancos a devolver el dinero de la cláusula suelo. La ausencia de multas le ha puesto fácil a la banca decir "no" a los usuarios que reclaman su dinero. Ni la sentencia del TJUE ha puesto fin a la complacencia de las autoridades, que no se atreven a molestar a los banqueros.
textoLa reventa fraudulenta de entradas de conciertos. Comienza el plazo para la venta oficial de entradas pero la web falla. Horas después, ya no quedan entradas y sólo pueden adquirirse en una página dedicada a la reventa, con los precios absolutamente disparados.

Al participar en nuestra encuesta aceptas el acuerdo de privacidad