FACUA.org
Recomendar esta información  

Tu nombre
Tu correo-e
El correo al que quieres enviar la noticia


Findirect, condenada a devolver 1.747 euros a una usuaria afectada por el cierre de las clínicas Nou Dent

El Juzgado de Primera Instancia Número 15 de Valencia ha condenado a la entidad financiera Findirect a pagar 1.747 euros, más intereses, a una socia de FACUA Comunidad Valenciana por dos tratamientos a cada una de sus dos hijas en la clínica dental Nou Dent de Valencia que nunca les terminaron. El cierre repentino del centro en 2016 las dejó sin tratamientos pero con el pago de la financiación contratada para poder sufragarlos.

Elvira M.O., residente en Valencia, acudió en diciembre de 2014 con su hija, Lila, a la clínica dental Nou Dent de la ciudad para que recibieran asistencia dental. Allí, se le hizo un presupuesto de 2.958,99 euros que decidió financiar mediante un contrato con Findirect. Posteriormente, en marzo de 2015, llevó a su otra hija, Violeta, por el mismo motivo, y se le presupuestó un tratamiento en 600 euros, que se incluyeron en el mismo contrato.

En enero de 2016, sin embargo, la clínica Nou Dent cerró sin previo aviso, de forma que ambos tratamientos se vieron interrumpidos repentinamente. Hasta ese momento, Elvira había pagado ya 1.747 euros de la financiación y Findirect le seguía requiriendo el pago del mismo pese a que se le había dejado de prestar. La usuaria decidió entonces dejar de abonar las facturas y acudió a FACUA Comunidad Valenciana para reclamar.

El equipo jurídico de la asociación se dirigió tanto a Findirect como a Nou Dent para pedir la anulación del contrato de financiación y la devolución de lo que ya había abonado, dado que se le había dejado de prestar el servicio contratado. Mientras que la primera se limitó simplemente a pedir más información, la segunda comunicó que desde noviembre de 2015 la clínica de Valencia, gestionada por la empresa Gestident 6000, se había desligado completamente de la marca Nou Dent y operaba bajo otra denominación. Ninguna de las dos, por tanto, ofrecía soluciones al repentino incumplimiento de contrato de ambas.

Ante esta situación, la asociación decidió acudir a los tribunales para conseguir que Gestident 6000 y Findirect hicieran frente a sus obligaciones. FACUA alegó en su denuncia que el crédito contratado por Elvira estaba vinculado a la realización efectiva de los tratamientos y que de acuerdo a la normativa vigente, si se cancela el servicio, inmediatamente se debe cancelar el crédito.

Así lo recoge el artículo 29 de la Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo, que entiende como crédito vinculado aquel "que sirve exclusivamente para financiar un contrato relativo a la prestación de servicios específicos" y especifica que "ambos contratos constituyen una unidad comercial", por lo que la interrupción de uno supone la resolución del otro. "El consumidor, además de poder ejercitar los derechos que le corresponden frente al proveedor de los bienes o servicios adquiridos mediante un contrato de crédito vinculado, podrá ejercitar esos mismos derechos frente al prestamista", concluye.

La sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 5 de Valencia estimado la demanda de FACUA Comunidad Valenciana, dado que "la parte venía obligada a cumplir su parte del contrato, y que los préstamos estaban vinculados a los mismos tratamiendos dentales, y dado que lo vendido no se ha cumplido, siendo, además, que la empresa vendedora ya ha cerrado y el problema no se va a poder solucionar, es procedente declarar resuelto el contrato y también la resolución del contrato de financiación vinculado".

La sentencia, además, recoge que Gestident está declarada en rebeldía procesal, esto es, que se han negado a participar en el proceso judicial.

Finalmente, el juez ha condenado a Findirect a pagar a Elvira los 1.747 euros más intereses, que la usuaria ya ha recibido, y al pago de las costas del proceso judicial.

Desprotección ante cierres repentinos

El caso de Elvira ha sido el mismo de numerosos consumidores que habían acudido a las clínicas Nou Dent y se encontraron de repente sin solución para sus tratamientos dentales, que suelen ser procesos alargados en el tiempo, y haciendo frente a una financiación que debería eliminarse en cuanto se suspende el servicio para el que fueron contratadas. Por esto, FACUA denunció en 2016 a Nou Dent ante la Subdirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad Valenciana por desentenderse de los tratamientos de los cientos de clientes a los que, como Elvira, no se los terminaron debido al cierre de esta clínica.

Hasta la fecha, sin embargo, la Administración no ha comunicado a FACUA que haya tomado ninguna medida al respecto.