Producción ecológica. De origen a destino

Conceptos, fundamentos y cifras
Edita: FACUA Andalucía
Fecha: 2009
Formato: 205 x 207 mm.
Páginas: 64
Abrir versión impresa en PDF
Inicio > Bio
Enviar a un amigo Imprimir noticia
La Producción Ecológica se puede definir como un compendio de técnicas que excluyen el uso en la agricultura y ganadería de productos químicos de síntesis como fertilizantes, plaguicidas, antibióticos, etc. con el objetivo de proporcionar alimentos con todas sus propiedades naturales, mantener o aumentar la fertilidad del suelo, preservar el medio ambiente y asegurar el bienestar de los animales.

Los productos obtenidos son sometidos durante todo el proceso de producción, elaboración y distribución a un riguroso control de calidad que garantiza su naturaleza ecológica, resultando finalmente certificada a través del uso de logotipos que los identifican.

Este sistema de producción tiene su base en la preocupación social por la conservación de la salud y el cuidado del entorno medioambiental.

La Producción Ecológica se extiende también a los productos elaborados, refiriéndose a aquellos que tengan como base los productos ecológicos y se elaboren sin aditivos, sin aromas ni conservantes artificiales, de acuerdo a las normas establecidas para este tipo de producción.

Orígenes y Evolución de la Agricultura Ecológica

Aunque el origen de la agricultura ecológica moderna se establece en Austria en 1924. Hasta la década de los sesenta no se desarrollaron en España cultivos ecológicos.

Durante la década de los ochenta estuvo ligada principalmente a asociaciones ecologistas y movimientos alternativos que hicieron de la agricultura ecológica, en buena medida, una causa ideológica.

En el ámbito de la Unión europea, el Libro Verde de la Comisión de 1985 fue el precedente que marcó un nuevo enfoque para intentar resolver los problemas derivados de los usos agrícolas intensivos.

Este documento ya hablaba de mantener una agricultura capaz de garantizar la conservación del medio ambiente, en su vertiente socioeconómica y biológica. En 1986 dio comienzo el reconocimiento político de la agricultura ecológica aprobándose el Programa Europeo de Apoyo a la Agricultura Biológica.

La producción ecológica se encuentra regulada legalmente en España desde 1989, año en que se aprobó el Reglamento de Denominación Genérica "Agricultura Ecológica" y su Consejo Regulador. Éste se aplicó hasta la entrada en vigor, el 1 de enero de 2003, del Real Decreto 1852/1993, que trasladó a la legislación española el Reglamento (CEE) nº 2092/91 del Consejo sobre la producción ecológica y su indicación en los productos agrarios y alimenticios.

El Real Decreto 1852/93 estableció la base legal para que las Comunidades Autónomas asumieran el control de este tipo de producción, de acuerdo con lo establecido en el reglamento comunitario. Desde el 1 de enero de 2009 se aplica la nueva normativa comunitaria en materia de producción y etiquetado de productos ecológicos.

Se trata del Reglamento CE Nº 834/2007, del Consejo, de 28 de junio, que deroga el anterior Reglamento CEE Nº 2092/1991, sobre producción ecológica y su indicación en los productos agrarios y alimenticios.

A raíz de la regulación de la Denominación Genérica "Agricultura Ecológica" se creó el Comité Territorial Andaluz de Agricultura Ecológica. Andalucía fue la primera Comunidad Autónoma en dotarse de instrumento propio.

Este comité se convertiría posteriormente en el Comité Andaluz de Agricultura Ecológica, órgano desconcentrado y consultivo de la Consejería de Agricultura y Pesca, al que fueron encomendadas las labores de certificación y control establecidas en el Reglamento comunitario. Esta labor de certificación ha evolucionado hacia una certificación de carácter privado que, en la actualidad, realizan las distintas entidades de certificación autorizadas para ello en Andalucía.

Situación del sector en el mundo

Según un informe titulado Organic Agriculture Worldwide 2001, en el año 2000 Australia era el país que más hectáreas dedicaba a la producción ecológica y Liechtenstein es el que más porcentaje de superficie agraria dedica a este tipo de cultivo, casi el 18%. Según este informe, en Oceanía se concentra más del 50% de la superficie total mundial dedicada a cultivos ecológicos, aunque la mayor parte de la superficie se dedica a pastos.

Europa concentra el 24% de la superficie destinada a agricultura ecológica, ocupando de esta forma el segundo lugar.

En América del Norte más de un millón de hectáreas se cultivan ecológicamente. La agricultura ecológica en Canadá y Estados Unidos está siguiendo una tendencia al alza, aunque en la actualidad la superficie dedicada a este tipo de agricultura es pequeña. Estos países tienen un mercado interior desarrollado, importando cantidades considerables de estos productos.

El sector ecológico también está presente en los países del Cono Sur, aunque el nivel de desarrollo varía mucho. Los países con un mayor porcentaje de agricultura ecológica son Argentina y Brasil.

Latinoamérica en general, ha tenido una antigua tradición agrícola que se ha mantenido de manera casi intacta entre los descendientes de los indígenas, desde Méjico a Argentina. Miles de estos agricultores tradicionales se han convertido a ecológicos.

Se han creado multitud de asociaciones que apoyan a la pequeña agricultura familiar cuyas principales producciones son el café, el cacao, la caña de azúcar y los plátanos.

Situación del sector en Europa

En quince años la superficie de agricultura ecológica en la Unión Europea se ha multiplicado aproximadamente por 30. En Austria casi el 10% de la superficie agraria útil es ecológica, mientras que en un país con un nivel de consumo tan importante como Alemania, el porcentaje anteriormente referido es del 2,6%. El mayor crecimiento se ha localizado en Escandinavia y en los países mediterráneos.

En términos generales la producción se concentra principalmente en Italia, Alemania, Reino Unido y España, mientras que el mercado se encuentra mayoritariamente en los países del centro y norte de Europa.

Situación del sector en España

Andalucía y Extremadura concentran, muy por delante del resto de las Comunidades Autónomas españolas, la mayoría de la producción de agricultura y ganadería ecológicas.

Los cultivos más significativos en España durante 2001 fueron el olivar y los cultivos herbáceos. El consumo total de productos ecológicos en España en 1998 suponía menos del 1% del consumo total.

Desde entonces se está notando un creciente aumento de la demanda debido a la mayor disponibilidad de productos y a su mayor conocimiento.

Casi el 80% de los productos ecológicos españoles se exportan a países del centro y norte de Europa, y paradójicamente el 50% de los productos ecológicos elaborados que se consumen en España proceden de otros países.

Situación del sector en Andalucía

Desde 1992 la agricultura y la ganadería ecológica han experimentado en Andalucía un crecimiento espectacular. Córdoba es la provincia que más destaca en este ámbito.

La mayor parte de la superficie dedicada a cultivo ecológico corresponde al olivar, siguiéndole en importancia el grupo de pastos, praderas y forrajes (cereales y leguminosas). A continuación se sitúan los frutales, en su mayoría frutales en secano y principalmente almendros (como frutos secos).

Aunque comparativamente se destina poca superficie a las hortícolas, el grupo "frutas y hortalizas" tiene gran importancia en cuanto a la exportación debido al valor de su facturación.

La tónica de desarrollo inicial de la agricultura ecológica ha sido la especialización productiva de las diferentes provincias y comarcas. Así destaca el almendro en Almería y Granada; olivar en Córdoba, Jaén y Sevilla; dehesas en Córdoba, Sevilla, Cádiz y Huelva; y herbáceos de secano en Almería y Granada.

En cuanto al procesado y transformación de los productos, Córdoba es la provincia en la que están radicadas un mayor número de industrias ecológicas, seguida de Sevilla y Málaga.

Por sectores destacan las industrias relacionadas con la producción y envasado de aceite de oliva virgen, seguidas de las dedicadas a la elaboración, manipulación y envasado de productos hortofrutícolas y el grupo formado por panaderías, confituras, mermeladas y miel.

El destino de la producción ecológica andaluza es principalmente la exportación a la Unión Europea. Siendo Francia el principal país receptor, fundamentalmente de aceite y hortofrutícolas. Alemania y el Reino Unido son también otros países que concentran las exportaciones andaluzas.

Merece destacarse que Japón se ha posicionado como un mercado emergente para nuestros productos ecológicos, demandando sobre todo aceite de oliva.
alt : guia106.pdf