Los usuarios ante el suministro eléctrico

Modalidad de tarifas contratables en la Tarifa de Último Recurso y valoración de la entrada en vigor del Real Decreto 485/2009, de 3 de abril
Edita: FACUA
Fecha: 2009
Formato: 150 x 210 mm.
Páginas: 48
Abrir versión impresa en PDF
Inicio > Hogar
Enviar a un amigo Imprimir noticia
Desde el 1 de julio de 2009, las modalidades de contratación de tarifas eléctricas para usuarios domésticos (menos de 10 kW de potencia), son las siguientes:

Tarifa sin discriminación horaria

Es la habitualmente contratada, los precios tanto de lo que se paga por potencia como lo que se abone por consumo vendrá establecido por el Gobierno.

En consumo, se pagará un precio por kilovatio fijo, sin depender de la hora en la que se haya producido este consumo.

Tarifa con discriminación horaria

En este tipo de tarifa, la potencia continúa siendo un concepto fijo en la factura pero el consumo, dependiendo de la hora en el que se realice, se dividirá en dos tramos llamados "punta" y "valle".

Se establecerá un precio más bajo del kilovatio consumido en las horas "valle", fomentando por tanto el uso de la energía eléctrica en espacios temporales en los que la carga de consumo general de la sociedad es más baja.

Esta tarifa puede ser interesante para aquellos consumidores que tengan la posibilidad de volcar el consumo eléctrico en aquellas horas en la que el precio del mismo es más bajo, pudiendo suponer un ahorro respecto a la tarifa habitual.

El periodo "valle" será de (22 h a 12 h y una hora más tarde en verano) y "punta" (resto de horas).

Bono social

Se trata de un descuento sobre el precio de la Tarifa de Último Recurso (TUR), para determinados consumidores de electricidad acogidos a esta tarifa. Dichos consumidores deberán ser personas físicas y solicitarlo para su vivienda habitual.

El Bono Social es sólo de aplicación a personas físicas cuyo suministro se destine para el uso en vivienda habitual y que pertenezcan a alguno de los siguientes colectivos:

- Personas físicas con una potencia contratada inferior a 3 kW en su vivienda habitual. Se les aplicará el Bono Social Automáticamente.
- Clientes con edad mínima de 60 años que perciban una pensión mínima.
- Clientes de más de 60 años que perciban pensiones no contributivas de jubilación e invalidez, así como beneficiarios de pensiones del extinguido Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez. - Familias numerosas.
- Familias con todos sus miembros en situación de desempleo.

Para poder acogerse al Bono Social es necesario tener la TUR y por lo tanto ser cliente de una Comercializadora de Último Recurso.

Valoración de la entrada en vigor del Real Decreto 485/2009, de 3 de abril

En el poco tiempo que lleva este sistema en marcha, las ofertas por parte de las comercializadoras para los usuarios domésticos (generalmente menos de 10 kWs) brillan por su ausencia, sin que haya existido hasta ahora una auténtica competencia comercial por parte de las empresas para captar nuevos clientes.

De lo anterior se desprende que en la mayoría de los casos los usuarios han pasado de las distribuidoras a las comercializadoras de último recurso del grupo de la empresa de distribución de su territorio, con una subrogación automática de sus contratos tal y como establece la normativa.

Las empresas eléctricas vienen justificando esta falta de competencia real en la práctica con el argumento de que no existe un margen de diferencia competitivo entre la TUR fijada por el Gobierno y los precios de las comercializadoras, así como que las tarifas actuales no compensan el déficit tarifario que se viene arrastrando desde hace años.

Sería adecuado profundizar en ese sentido sobre las razones que han provocado ese déficit, el papel que en el mismo históricamente han jugado los denominados grandes clientes, así como la situación actual de la generación y la fijación de los precios del kW/h en un mercado muy opaco. Mercado donde la competencia tampoco es real y donde incluso la Comisión Nacional de la Competencia ha impuesto sanciones a empresas eléctricas por abuso de posición de dominio en el mercado de generación por distorsionar los precios.

A día de hoy, el sistema actual ha tenido poca variación para el cliente eléctrico, ya que al final la gran mayoría de los ciudadanos se mantienen con una tarifa regulada directamente por el Gobierno, como ha venido siendo habitual históricamente, sin que el mercado libre haya supuesto de forma alguna una alternativa interesante para la gran mayoría de los usuarios domésticos.
alt : guia117.pdf