Prevención de riesgos en el hogar

Introducción
Edita: FACUA Andalucía
Fecha: 2005
Formato: 180 x 150 mm.
Páginas: 32
Abrir versión impresa en PDF
Inicio > Hogar
Enviar a un amigo Imprimir noticia
Las lesiones derivadas de accidentes ocurridos en el hogar familiar y su entorno ocupan un lugar importante en el conjunto de las actuaciones asistenciales. Muchos de estos accidentes sobrevienen por descuidos o distracciones e imprudencias, la mayoría evitables. Según datos del Ministerio de Sanidad y Consumo correspondientes al año 2004 relativos a los accidentes domésticos y de tiempo libre, de cada 100 individuos 3,917 han sufrido alguna lesión al año.

En total durante el año 2004 se han producido 1.671.956 accidentes domésticos y de ocio, evidenciándose además como un grupo de riesgo el alza los individuos mprendidos entre 25 y 44 años. Las mujeres presentan una mayor incidencia de este tipo de riesgo. Si bien, la mayoría de esos accidentes no revisten gravedad, una buena parte de ellos sí tienen consecuencias graves, incluso de muerte y secuelas de entidad variable: un 3,4% de las personas que sufrieron accidentes necesitaron ser hospitalizadas y con una media de duración del ingreso de 12 días. Y es que aunque consideremos que nuestro hogar es un baluarte para protegernos de los riesgos y agresiones del mundo exterior, lo cierto es que no está exento de peligros y amenazas que debemos tener en consideración.

Las contusiones, las fracturas y otras heridas originadas por caídas, choques o golpes, los cortes y las quemaduras son las lesiones de mayor incidencia.

Por todo ello, es muy importante que el ciudadano adquiera formación e información sobre los posibles riesgos existentes, con el objetivo de que se adopten las más elementales precauciones y medidas preventivas para evitarlos y para saber que acciones adoptar, en el supuesto de que el accidente fi nalmente se produzca y en tanto se consigue la asistencia médica necesaria.

En la presente guía se intenta abordar el tema desde la prevención y el respeto a conductas preventivas que podríamos denominar básicas, fomentando los hábitos seguros en todo lo que concierne al uso de aparatos, productos, instalaciones y situaciones que en el hogar se van sucediendo y promoviendo el aumento de la atención y el cuidado no sólo a nivel personal sino también hacia los grupos de mayor riesgo.
alt : guia43.pdf