Certificación de calidad de los productos alimenticios

La agricultura ecológica
Edita: FACUA Andalucía
Fecha: 2004
Formato: 150 x 180 mm.
Páginas: 12
Abrir versión impresa en PDF
Inicio >
Enviar a un amigo Imprimir noticia
Una de las denominaciones de calidad a las que pueden acogerse los productos agroalimentarios y pesqueros, si cumplen los requisitos exigidos, es la indicación de Agricultura Ecológica.

La legislación básica en materia de agricultura ecológica la podemos encontrar en el Reglamento (CE) 2092/91, sobre la producción agrícola ecológica y su indicación en los productos agrarios y alimenticios y sus modificaciones, completado por el Reglamento (CE) 1804/1999 que incluye las producciones animales.

Esta normativa considera la agricultura ecológica como aquella que cumple unos principios básicos de producción que incluye en sus Anexos I y II. Estos anexos recogen la lista de productos fitosanitarios, detergentes, fertilizantes o acondicionadores del suelo que pueden utilizarse, y sólo se podrán utilizar en las condiciones específicas recogidas en los Anexos I y II y en la medida en que esté autorizada la utilización correspondiente en la agricultura general del Estado miembro.

El Reglamento europeo 2092/91, establece la posibilidad de poder designar autoridades de control y/o organismos privados autorizados. El citado Reglamento se aplicará a los productos que a continuación se indican, siempre que dichos productos lleven o vayan a llevar indicaciones referentes al método de producción ecológica:

a) Productos agrícolas vegetales no transformados; así como animales y productos animales no transformados, en la medida en que los principios de producción y las correspondientes normas especificas de control se incluyan en los anexos I y II.

b) Productos agrícolas vegetales transformados y productos animales transformados destinados a la alimentación humana, preparados básicamente a partir de uno o más ingredientes de origen vegetal animal.

c) Alimentos para animales. Piensos compuestos y materias primas para la alimentación animal no recogidos en la letra a) a partir de la entrada en vigor del Reglamento (CE) no. 223/2003.

Por otra parte, el concepto de agricultura ecológica de la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Ecológica (IFOAM) es bastante más amplio, se basa en 17 principios igualmente importantes entre los que se incluyen: la utilización de recursos renovables, conseguir una mayor calidad alimentaria, fomentar los ciclos biológicos, reducir la contaminación, mantener la diversidad genética, permitir que aquellos involucrados en la producción y el procesamiento lleven una vida acorde con la Declaración de los Derechos Humanos de la ONU, etc.

Adicionalmente, la Comisión del Codex Alimentarius, creada en 1963 por la FAO y la OMS para desarrollar conjuntamente normas alimentarias, reglamentos y otros textos relacionados, define la agricultura ecológica como un sistema global de gestión de la producción que fomenta y realza la salud de los agroecosistemas, inclusive la diversidad biológica, los ciclos biológicos y la actividad biológica del suelo.

Recomienda, asimismo, que se utilicen practicas adecuadas de gestión mejor que la utilización de insumos no agrícolas, teniendo en cuenta que las condiciones regionales requieren sistemas adaptados locamente. Estos se consigue aplicando, siempre que sea posible, métodos agronómicos, biológicos y mecánicos, en contraposición a la utilización de materiales sintéticos, para desempeñar cualquier función especifica dentro del sistema.

La agricultura ecológica debe constituir el modelo perfecto de sostenibilidad en el sector agrario, una actividad respetuosa y compatible con el medio ambiente, posibilitando además la creación de empleo y el mantenimiento del tejido rural.
alt : guia50.pdf