FACUA.org
6
Inicio » 6 » Informes
Introducción
Dentífricos: más importaciones sin control

Las carencias en las inspecciones permiten que numerosas marcas de dentífricos entren ilegalmente en España, algunas con una sustancia tóxica.

FACUA.org - 21 - octubre de 2007
Enviar a un amigo
Imprimir
Corregir noticia
Ver en versión sólo texto


Al menos ocho dentífricos han dado positivo en la presencia de dietilenglicol, que también se ha detectado en un buen número de marcas en América.

"Totalmente imposible". Así de contundente valoraba un portavoz del Instituto Nacional del Consumo (INC) el 29 de junio la probabilidad de que entrasen en el mercado español dentífricos contaminados, como había ocurrido en el continente americano.

"Todas las autoridades sanitarias españolas están pendientes y podemos afirmar que aquí no ha entrado ninguna partida", relataba a la agencia de noticias Servimedia el portavoz del INC.

Hacía "aproximadamente un mes", dijo, que se había puesto "en marcha la red de alerta para detectar cualquier anomalía", nada más conocerse la entrada en países americanos de cientos de miles de unidades de pasta de dientes de varias marcas de origen chino y también una supuesta falsificación de Colgate procedente de Sudáfrica, en las que se había detectado el tóxico dietilenglicol (DEG). Se trata de una sustancia química que se utiliza en anticongelantes y disolventes, pero también de forma fraudulenta combinada o como sustituta de la glicerina.

Importaciones ilegales

Cuatro días después, una investigación del diario El País revelaba que en España se estaban comercializando importaciones ilegales de Colgate. Ese mismo día, el 3 de julio, FACUA salió a la calle y en menos de una hora localizó muestras de Colgate procedentes de Sudáfrica y Egipto cuya entrada ilegal en el mercado se hacía patente por la ausencia de información en castellano en el etiquetado. Horas después, encontró unidades de Crest, de Procter & Gamble, etiquetadas exclusivamente en chino. Y aún no había pasado una semana cuando detectó importaciones ilegales de Close up y Signal, de Unilever.

Tras la información hecha pública por el diario y las denuncias presentadas por FACUA, las autoridades de Consumo y Salud de las comunidades autónomas comenzaron a localizar en toda España importaciones ilegales de numerosas marcas de dentífricos.

El 5 de julio, el Ministerio de Sanidad y Consumo hizo público, a través de un comunicado de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) que había localizado DEG "en las muestras de dentífrico incluidas en neceseres de regalo que se ofrecen en ocasiones a los pacientes de hospitales o a los viajeros en los hoteles o en los aviones".

La dosis letal para humanos de dietilenglicol se estima entre 0,014 y 0,170 mg. por kilogramo de peso. El comunicado de Sanidad no indicaba el porcentaje del tóxico detectado en los dentífricos, aunque aseguraba que "un niño de 12 Kg. de peso debería ingerir dosis superiores a 80 ml. de pasta dentífrica -es decir, el equivalente a un tubo de tamaño grande- para experimentar clínicamente efectos tóxicos". Y sólo concretaba que "el dentífrico, de la marca Spearmint, provenía de unos neceseres que se entregan de manera gratuita en algunos hospitales", sin aclarar en cuáles había localizado el producto.

El porcentaje de DEG detectado en Spearmint, o más bien en esta variante de de la marca Tri Leaf y en la que se etiqueta sólo con el nombre de la marca, oscilaba entre el 7 y el 10%, según las distintas informaciones difundidas después por la Comisión Europea, el INC y la Aemps.

Tras un sondeo entre la mayoría de administraciones de autonómicas y un seguimiento de la información trasladada por éstas a los medios de comunicación, FACUA hizo público un informe el 18 de julio en el que revelaba que ya se habían inmovilizado más de 693.000 unidades de dentífricos de más de veinte marcas por sus irregularidades en el etiquetado.

A finales de ese mes, el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda (Gestha) denunció que sólo el 0,87% de las importaciones de dentífricos provenientes de terceros países se sometieron al control físico en las Aduanas de España durante el primer semestre de 2007, cuando "la normativa comunitaria somete a control obligatorio el 5% de las mercancías para su admisión en una zona franca, de manera que sean reconocidas físicamente antes de su paso por la frontera".

Según Gestha, durante el primer semestre de 2007 llegaron a España un total de 1.031 partidas de dentífricos procedentes de países de fuera de la UE, de las cuales sólo nueve fueron controladas físicamente con el fin de comprobar que no presentaban ningún tipo de irregularidad y que no constituían un peligro para la salud y la seguridad humana. Asimismo, únicamente sesenta y ocho partidas (el 6,6%) fueron sometidas a revisiones documentales.

Tal y como viene denunciando FACUA desde hace años, el Sindicato de Técnicos de Hacienda denuncia que los filtros o protocolos de control y seguridad no son suficientes en las aduanas españolas, convirtiéndose a veces éstas en auténticos "coladeros" de mercancía de todo tipo de productos de terceros países.

El colectivo de Técnicos de Hacienda considera "irresponsable" que la Dirección de Aduanas permita que se "salten a la ligera" los controles a los que deben estar sometidos los distintos productos por ley y muy especialmente cuando se trata de artículos dirigidos directamente al consumo humano y relacionados de forma muy estrecha con la salud. Gestha indica que cada uno de los lotes de producto debe someterse a tres tipos de controles:

- Documental, consistente en la comprobación de los certificados u otros documentos que acompañen a la partida.
- De identidad, basado en la comprobación, por inspección visual, de la concordancia de los certificados con el artículo.
- Físico, consistente en el control del propio producto, que puede incluir el control del envase, así como un muestreo y pruebas de laboratorio en un puesto de inspección fronterizo.

La Administración de Drogas y Alimentos de EE.UU. (FDA) ha mostrado su preocupación por "el posible riesgo de exposición crónica al DEG de ciertos grupos de la población como los niños, y las personas con enfermedades del riñón o el hígado. Para estos grupos, la presencia del DEG en la pasta dental representa un riesgo bajo pero con alto significado de daños y toxicidad". En EE.UU., el porcentaje más elevado de dietilenglicol localizado en dentífricos es del 4%, mientras que en España ha llegado a rondar el 10%.

Polémicas afirmaciones

"45 millones de españoles se han asustado porque la sociedad no tiene conocimiento científico y se alarman por un componente químico", aseveró el 18 de agosto la directora general de Consumo y Atención al Ciudadano del Ministerio de Sanidad y Consumo, Ángeles Heras. Durante un curso de verano en El Escorial, Heras advirtió que hay "elementos más alarmantes" en esta "sociedad de riesgo", como los ataques terroristas.

Ante estas afirmaciones, el portavoz de FACUA, Rubén Sánchez, le recordó públicamente que la contaminación de productos con dietilenglicol ha matado a cientos de personas en las últimas décadas, las más recientes en Panamá, más de 100 en 2005, y treinta y tres en India, en 1998. "La gente se alarma no porque carezca de conocimientos científicos sino porque el Gobierno no puede evitar la entrada al mercado de sustancias prohibidas, altamente peligrosas, con lo que percibimos que el que haya productos nocivos para la salud es una auténtica ruleta rusa".

Tras las peticiones de información formuladas por FACUA al INC, el subdirector general de Calidad del Consumo, Carlos Arnaiz Ronda, contestó a finales de julio con una escueta carta en la que indicaba que los análisis del Centro de Investigación y Control de Calidad del Ministerio de Sanidad y Consumo habían constatado la presencia de DEG en muestras de las marcas Morning Baby, Qyz, Aloe Superwhitening (que se describe como Zhicheng-Aloe Superwhitening en otros documentos), Active y Amalfi-Dent. Cinco marcas que se sumaban a Tri Leaf y su variante Spearmint. La carta sólo indicaba que se había detectado en ellas un porcentaje de DEG "superior al 1%".

FACUA pidió entonces a Arnaiz que aclarase de cuántas marcas y variantes de las mismas había analizado muestras el Ministerio. Incluso le envió el listado de las más de veinte marcas incluidas en las inmovilizaciones que había recabado de las comunidades autónomas para que le indicase cuáles se habían evaluado. La pretensión era desvelar la incógnita de si había aún marcas no analizadas y si alguna de las variantes de Colgate localizadas coincidía con las que en EE.UU. y Canadá habían dado positivo en dietilenglicol o en la bacteria E-Coli.

Inexplicablemente, el subdirector general de Calidad del Consumo rehusó facilitar más información y se limitó a remitir a FACUA a que preguntase a las comunidades autónomas si le habían solicitado análisis de las marcas y les pidiese a ellas los resultados.

La lista de marcas con DEG ha continuado creciendo. Las últimas, de momento, Cool Mate y una marca sin identificar por tener su etiquetado en chino, a las que se suma New 4U, detectada en Francia.

Colgate-Palmolive España, un ejemplo de falta de transparencia

La filial en España de la multinacional estadounidense ha eludido contestar a la mayoría de cuestiones planteadas por FACUA sobre el mercado paralelo de importaciones ilegales de sus productos a nivel mundial, como tampoco ha facilitado la información solicitada sobre los productos contaminados con dietilenglicol detectados en América.

FACUA solicitó en reiteradas ocasiones información a Colgate-Palmolive España sobre las importaciones ilegales de sus productos desde varios países y que aclarase si en algún caso se trataba de falsificaciones, como había planteado con el dentífrico sudafricano en EE.UU.

También le planteó que aclarase si la multinacional realiza algún tipo de control para detectar la posible existencia en el mercado español, y los de otros países del mundo, de productos de su marca cuya importación haya podido producirse de forma ilegal.

La compañía se limitó a contestar con dos comunicados de prensa donde no daba respuesta a la mayoría de las cuestiones.

La opacidad de la empresa no estaba a la altura de las circunstancias y dejaba mucho que desear sobre su seriedad y transparencia, máxime teniendo en cuenta que en EE.UU. y Canadá se habían localizado en junio cientos de miles de unidades de dentífricos etiquetados con la marca Colgate, de supuesta procedencia sudafricana, en los que se detectó en unos casos el tóxico dietilenglicol, que se mezcla con glicerina o sustituye a esta sustancia para abaratar costes, y en otras muestra la bacteria Escherichia Coli, especialmente peligrosa en niños y personas con el sistema inmunológico debilitado.

En el continente americano, Colgate-Palmolive emitió el 14 de junio un comunicado desde su central en Nueva York asegurando que las citadas pastas de dientes etiquetadas como "Manufactured in South Africa" (fabricada en Sudáfrica) eran falsificaciones.

El dietilenglicol también había sido detectado, primero en América Latina y después en EE.UU., en otras muchas marcas de dentífricos procedentes de China. Algo que también ocurriría en España.

El 2 de agosto, dos de los empresarios mayoristas que habían importado dentífricos ilegalmente fueron detenidos en Murcia, acusados de importación paralela, un delito contra la propiedad industrial.

Las importaciones ilegales de dentífricos afectan al menos a veinticinco marcas en España

Al menos ocho de los dentífricos que han entrado ilegalmente en España contienen la sustancia tóxica dietilenglicol. Pero el Ministerio de Sanidad y Consumo no ha aclarado cuántas marcas han sido analizadas.

Al cierre de este número de Consumerismo, el 16 de agosto, FACUA manejaba un listado de veinticinco marcas de las que se habían detectado en España importaciones ilegales o con irregularidades en el etiquetado.

La Federación demanda al Ministerio de Sanidad y Consumo más transparencia, de modo que haga públicos los nombres de las marcas que han sido analizadas. FACUA reividica el derecho de los consumidores a conocer en qué marcas ha sido descartada la presencia de dietilenglicol u otras sustancias prohibidas y si entre las localizadas por las comunidades autónomas hay algunas que todavía no han sido objeto de análisis. Éstas son las marcas contabilizadas por FACUA:

- Active (FACUA no ha podido determinar el fabricante).
- Amalfi-Dent.
- Apreal Cesh.
- Aquafresh (de GlaxoSmithKline).
- Arrow (de la empresa china Guangzhoushi Mengjie).
- Biancoril (de la española Laboratorio Boniquet).
- Close up (de la anglo-holandesa Unilever).
- Colgate (de la estadounidense Colgate Palmolive).
- Cool Mate.
- Crest (de Procter & Gamble).
- Darlie (de la china Hawley & Hazel, propiedad de Colgate Palmolive).
- Denivit (de Schwarzkopf, una división de la multinacional alemana Henkel).
- Dentalive.
- Manugel (importada de China por la empresa madrileña Américo Govantes Burguete, según la Sanidad valenciana).
- Maxam (de la china Shanghai White Cat Shareholding).
- Morning Baby (de Dalin Commerce).
- Pepsodent (de Unilever).
- Qyz (de Guangzhoushi Mengjie).
- Signal (de Unilever).
- Slight 2.
- Tri Leaf (fabricada por Shanghai White Cat Shareholding para la australiana Challenge International).
- Vidal Europa.
- Zhicheng-Aloe Superwhitening (de Guangzhoushi Mengjie).
- Zi Tuo.
- Marca sin identificar por tener su etiquetado en Chino.