FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - Sevilla - 5 de noviembre de 2019

SEVILLA
Vodafone paga 1.000 euros a una socia de FACUA por los perjuicios causados al pedir un traslado de línea

Desde marzo de 2018, María padeció comunicaciones contradictorias y falta de información de la compañía durante varios meses, hasta el punto de que le desactivó una línea móvil que quería portar a Movistar.

Vodafone ha sido obligada a pagar 1.000 euros a una socia de FACUA Sevilla por los perjuicios y molestias causados durante varios meses al pedir el traslado de una línea fija a su nueva ubicación.

Los hechos se remontan al 14 de marzo de 2018, cuando María pidió a Vodafone el traslado de su línea fija del domicilio en el que estaba a la nueva ubicación. Una semana después, al no tener ninguna noticia, María contactó de nuevo con Vodafone. Aunque al principio le comunicaron que no tenía constancia alguna de su petición, una teleoperadora de la compañía le informó de que sí estaba en marcha.

El 2 de abril de 2018, María acudió a una oficina de Vodafone y le dijeron que no sabían nada de ese traslado solicitado hace medio mes; pero que ya lo ponían en marcha. Días después, el 5 de abril, tras seguir sin noticias, se personó en el mismo establecimiento para reclamar por esta situación.

En esa semana, María recibió una llamada de Vodafone en la que le informaban de que el coste del traslado sería de 100 euros. Nadie de la compañía le había comunicado que se le cobraría cantidad alguna.

Debido a esta situación, María decidió pedir la portabilidad de sus líneas a Movistar, aunque luego la anula tras el ofrecimiento de Vodafone de retomar el traslado de línea. De nuevo, pasaron una serie de días sin que nadie de Vodafone la llamara. Por eso, acudió a la misma oficina de la compañía para poner una hoja de reclamaciones el 16 de abril.

Tras esto, Vodafone le informó de que le seguía cobrando la línea fija e internet en su anterior domicilio. María pidió dar de baja estos dos servicios, que no estaba disfrutando, y solicitó a Movistar solamente la portabilidad de la línea móvil. A pesar de los numerosos intentos de portar esta línea, Vodafone se la niega alegando que el número asociado se encuentra dado de baja.

En todo momento, María estuvo abonando las cantidades que Vodafone le estuvo reclamando.

En noviembre de 2018, Vodafone expuso en un escrito de alegaciones que todos los servicios que María tenía contratados estaban desactivados desde el 4 de junio de 2018 y que realizó varios pagos a la socia de FACUA Sevilla, dándose por cancelado el importe que constaba como pendiente.

Le cobraron en abril de 2018

EL LAUDO

-No se entienden los inconvenientes, molestias y perjuicios sufridos por Maria, que solo pedía el traslado de su línea fija a su nueva dirección. Tampoco las continuas informaciones contradictorias que iba recibiendo sobre la situación de dicho traslado.

Asimismo, tampoco se comprende que Vodafone tramitara la baja de todas sus líneas cuando ella únicamente pidió la baja definitiva de la línea fija e Internet para acabar con esta situación. Tdo esto porque Vodafone le seguía facturando el servicio de línea fija e Internet en la antigua ubicación, donde ya no residía y tras haber solicitado el traslado varias veces.

El Colegio Arbitral entiende que se tiene que atender a un usuario de la misma manera en el momento que lo "atas" a la compañía como nuevo cliente dándolo de alta como cuando solicita el traslado de la línea a otro domicilio o la portabilidad a otra telefónica.

Vodafone se limitó a confirmar la fecha de desactivación de los servicios contratados por María y la inexistencia de deuda. No ofreció ninguna explicación sobre las incidencias sufridas por ésta desde la petición de traslado. Incidencias que desembocaron en la pérdida de las líneas fija y móvil que hasta ese momento usaba. Por su parte, María señaló que Vodafone estaba mintiendo cuando le dijo a Movistar que no podía portar la línea móvil porque estaba desactivada.

La Junta Arbitral de Consumo considera insuficientes las cantidades que Vodafone abonó a María a la vista de los perjuicios e inconvenientes que le causó con toda esta situación y que la operadora de telefonía es la única responsable.

María reclamó 2.000 euros, pero este órgano de consumo determinó que Vodafone tiene que recompensarla, "en atención a la naturaleza de los hechos reclamados y a la entidad de los inconvenientes ocasionados", con la mitad de la cuantía reclamada.

El traslado que María solicitaba era de apenas 400 metros, por lo que no podría argumentarse una especial dificultad técnica.

___

Vodafone le comunicó a María el 23 de mayo de 2018 que la línea móvil la tiene de alta desde el 28 de abril de 2017. El día 19 Vodafone le devolvió 71,50 euros que le había reclamado y pagado.

FACUA Sevilla pidió 2.000 euros de compensación por pérdida de línea.

La socia comunicó a FACUA Sevilla en julio de 2018 que Vodafone le quería cobrar 54,66 euros, pero dio orden al banco para de echar atrás ese recibo.

Vodafone le facturó varias cantidades a María desde marzo de 2018, fecha en la que se solicitó el traslado de línea. Ella solicitó que Vodafone aceptara la portabilidad de su línea móvil a Movistar y que, en caso contrario, la telefónica le indemnizara con 2.000 euros por daños y perjuicios asociados a la pérdida de un número personal.

María escribió el 28 de mayo de 2018

María relató que estaba medicándose por el bucle infinito enfermizo en el que le metió Vodafone. También contó que Vodafone la amenazó con cortarle el teléfono. "Nunca me hubiese ido de Vodafone si ustedes no me hubiesen obligado, ya que han puestoen juego también mi salud".

___

Aunque el traslado no se había llevado a cabo al domicilio nuevo, Vodafone continuó facturando el servicio en la antigua ubicación. El equipo jurídico de FACUA Sevilla pidió que Vodafone anulara todas las cantidades facturadas a la línea fija desde marzo de 2018. Asimismo, señaló que, ante la negativa a portar la línea móvil de María, tendría que indemnizarla con 2.00 euros por daños y perjuicios de todo tipo que conlleva perder el número personal. También se solicitó que se abstuviera de incluir en cualquier fichero de morosos a la socia de FACUA Sevilla.