FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - Málaga - 13 de noviembre de 2020

MetLife defiende que una operación de tobillo con necesidad de dos clavos no es una fractura complicada

FACUA Málaga ha conseguido que, finalmente, la aseguradora acceda a indemnizar a un usuario que sufrió un accidente con la cantidad prevista en la póliza pese a la negativa inicial de la empresa.

MetLife negó la cobertura de un accidente al considerar que una fractura que había necesitado intervención quirúrjica y la colocación de dos tornillos no se trataba de una fractura complicada. Finalmente, tras la actuación de FACUA Málaga, ha indemnizado al afectado con 850 euros.

Juan Antonio Valenzuela contrató en 2017 con la aseguradora MetLife el Plan Protección de Daños Corporales dando por seguro que le iba a cubrir los daños corporales que pudiera tener. Desgraciadamente, el usuario sufrió un accidente en abril de 2019 en el que se fracturó el maleolo, uno de los huesos del tobillo. Esto le supuso a Juan Antonio pasar por quirófano en una intervención que requirió de dos clavos.

Sin embargo, la sorpresa llegó cuando el socio fue a reclamar a la aseguradora el dinero correspondiente a la lesión sufrida. MetLife se negó a indemnizar al usuario alegando que la fractura no cumplía los requisitos necesarios para ser considerada como fractura grave o complicada. La aseguradora, en las condiciones de la poliza definía fractura complicada como "aquella en la que el hueso rompe la piel o afecta de manera severa, a un órgano o víscera solida".

Ante esto, el afectado se puso en contacto con FACUA Málaga para que se encargara de interponer una reclamación. La asociación envió un escrito en el que, además de señalar la gravedad de una fractura que necesitó intervención quirúrjica, argumentó que las definiciones que ofrecía el contrato carecían de fundamentos médicos y eran completamente arbitrarias. Igualmente, se había vulnerado el derecho del usuario a ser informado correctamente de lo que había contratado ya que Metlife no acreditaba haber entregado las definiciones a Juan Antonio sobre las que se sustentaba su defensa.

Finalmente, la aseguradora accedió a indemnizar al afectado con la cantidad prevista en el contrato para este tipo de siniestros, 850 euros, no sin antes recriminar tanto al usuario como a la asociación de no haber reclamado por los canales correctos. Juan Antonio ha declarado que "FACUA me ha solucionado la papeleta. Mi hermano era socio y me convenció, desde entonces estoy muy contento con los servicios de la asociación".