FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - España - 17 de mayo de 2021

Javier Negre, condenado de nuevo a rectificar bulos sobre Rubén Sánchez #NegreCondena2

El director de Estado de Alarma TV lanzó un programa semanal contra FACUA y su secretario general donde se difundieron numerosas informaciones falsas. Lo retiró cuando Sánchez anunció acciones judiciales.

Segunda condena poco más de dos meses contra Javier Negre y su medio de comunicación Estado de Alarma TV (Fack News Consulting SL) tras las demandas interpuestas el pasado noviembre por el secretario general de FACUA-Consumidores en Acción, Rubén Sánchez, por la difusión de informaciones falsas e inexactas sobre él. "Condeno a los demandados a difundir en su página web estadodealarmatv.es y en sus canales de YouTube, Ivoox, Twitter, Telegram y Facebook el texto de rectificación remitido por el demandante", establece el fallo de la sentencia dictada este lunes 17 de mayo por el titular del Juzgado de Primera Instancia número 3 de Madrid, Rafael Fluiters Casado.

Al igual que la primera sentencia, dictada este 4 de marzo por la magistrada del Juzgado de Primera Instancia número 63 de Madrid, María Eugenia Cuesta Peralta, Negre y su negocio han vuelto a ser condenados a publicar el contenido íntegro de la rectificación exigida por Sánchez tanto en los medios donde difundió al completo la información como en los que publicitó la misma, alcanzando la cifra de seis plataformas distintas. El segundo juicio tuvo lugar el pasado jueves 13 de mayo.

Negre dejó de emitir el programa

En octubre de 2020, Negre lanzó en su televisión un programa semanal bajo el título de FACUA al descubierto, en el que se difundieron una larga lista de bulos difamatorios sobre la organización, su secretario general y su familia. Ante el incumplimiento de la obligación legal de publicar las rectificaciones requeridas por Sánchez sobre los contenidos de los primeros programas, el secretario general de FACUA comenzó a interponer demandas contra Estado de Alarma TV y su propietario.

Después de que Sánchez anunciase públicamente que había presentado las dos primeras demandas, Negre procedió a difundir en sus plataformas digitales los contenidos de las rectificaciones y dejó de emitir el programa. En la sentencia anterior la magistrada no aceptó la rectificación emitida y condenó a difundirla otra vez "de forma inteligible". En esta ocasión, el juez la ha dado por buena, con lo que considera cumplida la condena, "aun con ciertas dudas generadas por la rapidez de la lectura", ya que advierte de que "es incuestionable que la lectura la realiza la indicada locutora, conductora o presentadora de manera rápida, si no atropellada, que el texto así difundido resulta farragoso y difícil de seguir".

Copiando bulos de Ausbanc

Entre los bulos lanzados en el programa de Estado de Alarma TV por el que Negre ha sido de nuevo condenado destacaron acusaciones lanzadas por Cristina Seguí contra Rubén Sánchez que no hacían más que reproducir invenciones urdidas por Ausbanc y Manos Limpias hace ocho años y por las que tanto la falsa asociación de usuarios como su jefe, Luis Pineda Salido, fueron condenados por intromisión ilegítima en el derecho al honor del entonces portavoz de FACUA. Se da la circunstancia de que Seguí trabajó para Ausbanc.

La Ley Orgánica 2/1984, de 26 de marzo, reguladora del derecho de rectificación, establece que cualquier persona "tiene derecho a rectificar la información difundida, por cualquier medio de comunicación social, de hechos que le aludan, que considere inexactos y cuya divulgación pueda causarle perjuicio". Para ello, tiene un plazo de siete días naturales desde la difusión de la información para requerir al director del medio la publicación de su contraversión. Si el requerimiento se presenta en plazo y su contenido se ajusta a las características establecidad en la ley, el medio tendrá que publicarlo "dentro de los tres días siguientes al de su recepción, con relevancia semejante a aquella en que se publicó o difundió la información que se rectifica, sin comentarios ni apostillas".