FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - Comunidad Valenciana - 10 de septiembre de 2022

Santander, condenado a devolver 68.000 euros por engañar en la compra de un producto financiero

La afectada contrató en 2008 unas obligaciones de deuda subordinada con la entidad bajo la creencia de que estaba firmando un depósito a plazo fijo sin riesgo de pérdida de capital.

La Audiencia Provincial de Valencia ha confirmado la sentencia del Juzgado de Primera Instancia número 14 de Valencia que condena a Banco Santander a devolver 68.000 euros a una usuaria que firmó un contrato de suscripción de obligaciones de deuda subordinada con la entidad bajo el engaño de que estaba adquiriendo un depósito a plazo fijo sin riesgo de pérdida de capital. El equipo jurídico de FACUA Comunidad Valenciana ha sido el encargado de representar en tribunales a la afectada.

En la sentencia, la jueza ha dictaminado que "no consta que, en el presente caso, el Banco proporcionara al cliente la información adecuada, cual exige la jurisprudencia, que permitiera un conocimiento exacto,claro y suficiente del producto".

"[La usuaria], al declarar a tenor de la prueba de interrogatorio de parte, indicó que no se le habló de riesgos, insistiéndole en que era un producto seguro, que no sabe qué ha pasado con el mismo aunque sigue percibiendo trimestralmente los intereses, que considera haber sido engañada, y no sabría lo que vale el producto ni cómo podría venderlo", continúa la sentencia.

La afectada acudió en septiembre de 2008 a una sucursal de Banco Pastor -hoy propiedad de Banco Santander- con la finalidad de contratar un depósito de plazo fijo. Allí, le presentaron varios documentos para su firma, "que suscribió creyendo que estaba contratando un plazo fijo sin riesgo de pérdida de capital depositado. El contrato se formalizó siguiendo las instrucciones de la entidad bancaria, sin explicación de lo que estaba contratando".

Esto es, a la usuaria nunca se le llegó a informar de que en realidad estaba contratando un producto financiero "complejo y de alto riesgo", teniendo en cuenta, además, que "la cultura financiera de la actora era nula". Invirtió 68.000 euros.