FACUA.org Versión sólo texto  
Imprimir
Imprimir
FACUA.org - Sevilla - 22 de diciembre de 2022

Banco Sabadell reembolsa 430 euros a un matrimonio socio de FACUA afectado por el cierre de iDental

La pareja contrató tratamientos para ambos, por un total de 2.263 euros, pero la clínica cerró antes de que pudieran realizarles todas las intervenciones necesarias.

Tras la reclamación de FACUA Sevilla, Banco Sabadell ha devuelto a un matrimonio 428 euros de la financiación de dos tratamientos en iDental que quedaron sin terminar tras la quiebra de la cadena odontológica en 2018.

FACUA-Consumidores en Acción ejerce la acusación particular en las distintas causas penales que involucran a la empresa y sus responsables, donde representa a numerosos afectados. El equipo jurídico de la asociación ha tramitado y enviado al juzgado toda la documentación necesaria de estas personas, así como de las diversas irregularidades de las clínicas odontológicas, que presentó ante los tribunales.

La asociación, además, ha resuelto positivamente ya multitud de reclamaciones de pacientes de las clínicas a las que paralizaron o incluso ni siquiera iniciaron tratamientos pagados por adelantado o financiados a través de distintas entidades, que han conseguido recuperar su dinero.

El matrimonio formado por Jesús María G.L. y José María R.D., residente en la localidad sevillana de San Juan de Aznalfarache, contrató en 2015 dos tratamientos dentales en la clínica de iDental de la capital hispalense. En total, el precio era de 2.263 euros, 513 euros el de ella y 1.750 el de él.

Los usuarios decidieron aceptar la oferta de iDental de financiar conjuntamente ambos tratamientos a través de Banco Sabadell, debido al alto precio, con una cuota mensual de 62,88 euros más un pago inicial de 96,84 euros.

Durante los tres años siguientes, la clínica cancelaba y dilataba las citas para realizar las intervenciones una vez tras otra. En 2018, a José María habían conseguido realizarle el tratamiento completo, consistente en una prótesis inferior y otra superior, pero eran tan deficientemente que ambas se habían terminado partiendo, por lo que necesita su arreglo. A ella apenas le habían empastado cinco piezas en todo ese tiempo, y de tal forma que le producían constantes calambres y dolores.

Debido al retraso en el tratamiento y a los problemas que les habían causado las intervenciones realizadas, los usuarios decidieron acudir a la clínica iDental para solicitar la cancelación del contrato y la devolución del dinero de la parte que no se había ejecutado. Para su sorpresa, encontraron el establecimiento cerrado, ya que poco antes había ocurrido la quiebra de la cadena y la clausura de sus clínicas.